Puedes acompañar este caldo con los ajos que retiramos. Al haberlos hecho a fuego lento, están confitados. El sabor que aportan es exquisito.
20 mejillones
2 l. de caldo de pescado
1 cebolla 2 puerros
1 tomate
6 dientes de ajo
azafrán
perejil en rama
pan
aceite de oliva
pimienta y sal
al gusto.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Las cremas y sopas son una apuesta segura en nuestro menú navideño. Si quieres una crema diferente y perfecta para estas fiestas, prueba con este caldo de mejillón.

 

Caldo cremoso de mejillón

 Así lo cocinamos

El primer paso es dejar limpios los mejillones y abrirlos al vapor. Retiramos la carne de la concha y colamos el caldo donde hemos cocido los mejillones. Lo reservamos para después.
En una olla con aceite de oliva, sofreímos la cebolla pelada y partida muy fina junto con la parte blanca de los puerros. Añadimos los ajos también pelados enteros. Cuando se doren los ajos, a fuego muy lento, los retiramos.
Vertemos en esta sartén trozos de pan (al gusto de los comensales) y sofreímos levemente. Cuando se tuesten, agregamos el tomate pelamos y partido. Dejamos unos minutos y vertemos el caldo de pescado que hemos calentado previamente.
Cuando hierva, bajamos el fuego y condimentamos con el perejil, la pimienta y el azafrán. Dejamos unos 45 minutos cociendo y entonces retiramos el perejil. Pasamos todo por la batidora hasta que nos quede una crema fina.
Colocamos de nuevo al fuego y añadimos la carne de los mejillones y un poco del líquido donde se cocieron. Dejamos unos minutos, salamos al gusto y ¡a comer!

 

 Trucos y Consejos

Puedes acompañar este caldo con los ajos que retiramos. Al haberlos hecho a fuego lento, están confitados. El sabor que aportan es exquisito.

 Información Nutricional

El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.
Aquellas personas que padezcan de hipertensión o hipercolesterolemia deberán moderar su consumo, pues este marisco es muy rico en sodio y colesterol. En la composición de este bivalvo también encontramos purinas, por lo que su consumo tampoco se aconseja a personas con gota o hiperuricemia.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina