Los encurtidos que hemos empleado para elaborar la salsa tártara son una buena fuente de vitaminas y minerales y, además, le proporcionan a este aperitivo un suave sabor ácido
5 huevos
aceite de girasol
zumo de limón
cebolleta
pepinillos en vinagre
alcaparras
sal
unas hojas de romanilla y una baguette.
Calorías 147 kcal / 100gr
Proteína 12.3 gr / 100gr
Grasa 10.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.2 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

 Así lo cocinamos

Comenzaremos cociendo 4 huevos (el quinto huevo lo reservaremos para elaborar la salsa tártara) en un cazo con agua y abundante sal gruesa.

A los 8 minutos de cocción (desde que comenzó a hervir el agua) sacaremos los huevos. A continuación, los refrescaremos con agua fría, los pelaremos y reservamos.
Para elaborar la salsa tártara, hacemos una mayonesa al estilo tradicional, es decir, con aceite, huevo, zumo de limón y sal. Luego sólo tendremos que añadirle unos cuantos pepinillos, unas alcaparras y un poco de cebolleta, todo ello picado muy fino.
Cortamos unas rebanadas de pan, y disponemos sobre éstas un trozo de hoja de romanilla.
Sobre la romanilla vamos a disponer medio huevo cocido. A continuación, una cucharadita de salsa tártara y, por último, una rodaja de pepinillo.

Para adornar y presentar estos ricos canapés, coloca por encima un poco de cebollino picado. A parte de un delicado sabor, aportará un punto de color y frescor.

 Trucos y Consejos

Si la salsa tártara nos ha quedado demasiado espesa podemos agregarle un chorreón de leche para aligerarla.

 Información Nutricional

Los encurtidos que hemos empleado para elaborar la salsa tártara, es decir, los pepinillos y las alcaparras, son una buena fuente de vitaminas y minerales y, además, le proporcionan a este aperitivo un rico sabor ácido.
El huevo, también presente en esta receta, es un alimento muy completo. Su clara es muy rica en proteínas de alto valor biológico, mientras que la yema contiene grasa y colesterol, pero también vitaminas liposolubles, vitaminas del grupo B y una buena cantidad de minerales, tales como el hierro y el fósforo, entre otros.
El pan sobre el cual se asientan el resto de ingredientes va a aportar hidratos de carbono complejos.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina