La combinación de pescado y pasta convierte esta receta en un plato único muy completo
16 placas de canelones
300 gr. de ventresca de bonito en conserva
100 gr. de cebolla
100 gr. de pimiento verde
2 dientes de ajo
100 gr. de tomate frito
4 cucharadas de aceite de oliva
un vaso de leche
un poco de harina
pimienta blanca
sal
Calorías 134 kcal / 100gr
Proteína 24.8 gr / 100gr
Grasa 4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Cocemos los canelones en abundante agua con sal y un chorrito de aceite durante 15 minutos.
Una vez cocidas las placas de los canelones, las escurrimos y las reservamos para rellenar.

Canelones de ventresca de bonito

 Así lo cocinamos

Picamos en brounoisse (picadito muy fino) la cebolla, el pimiento verde y el ajo. Cocemos a fuego lento con aceite hasta que esté pochado y con un poco de color. Añadimos el tomate al sofrito y rehogamos unos instantes.
Desmenuzamos la ventresca del bonito y la añadimos al sofrito de tomate hasta que quede bien mezclado.
Disponemos este relleno dentro de los canelones, enrollamos y colocamos en una bandeja de horno ligeramente untada con un poco de margarina y salsa de tomate.
Cubrimos con una bechamel ligera, sazonada ligeramente con sal y pimienta. Cubrimos con queso emmental rallado y gratinamos a 250ºC durante 10 minutos, o hasta que se gratine la superficie de los canelones.

 

 Trucos y Consejos

Si lo preferimos, podemos sustituir el bonito por cualquier otro pescado azul en conserva, como el atún o las sardinas.

 Información Nutricional

El pescado con el que se rellenan los canelones aporta proteínas que se complementan a la perfección con los hidratos de carbono de la pasta, por lo que esta receta se convierte en un plato único muy completo.
El atún es un pescado azul rico en grasas saludables para el sistema cardiovascular. En este caso, el pescado que se utiliza viene en conserva por lo que su aporte de sal es elevado y no sería necesario añadir sal extra en la elaboración del plato. La cebolla y el pimiento que completan la receta aportan sustancias diuréticas y vitamina C.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina