Al incluir bacon en el relleno, el contenido en grasa y colesterol del plato se va a ver incrementado
300 gr. de caracolas de pasta, 1 cebolleta, 2 zanahorias, 1 calabacín, 1 pimiento verde, 150 gr. de champiñones, 200 gr. de bacon ahumado, 50 ml. de vino blanco, aceite de oliva y sal. Para la salsa de queso azul: 1 vaso de leche y un chorrito de nata líquida, una nuez de mantequilla, 100 gr. de queso azul, 25 gr. de cebolla y nuez moscada.

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

A continuación os cocinamos unas caracolas rellenas, un plato divertido que conquistará los estómagos de los más pequeños.

Caracolas rellenas con verduras y bacon

 Así lo cocinamos

La salsa de queso azul: Pica la cebolla y rehógala con la mantequilla. Cuando la cebolla presente un aspecto translúcido, incorpora el queso troceado y cocina a fuego suave, sin parar de remover, hasta que quede totalmente fundido. Ahora añade la leche y la nata para cocinar a fuego muy lento durante 5 minutos. Por último, le añadimos una pizca de nuez moscada.
Pon las caracolas a cocer en una olla con abundante agua hirviendo y sal.
Mientras se cuecen, vamos preparando el relleno: Pica todas las verduras finamente. Primero sofreiremos la cebolleta con el calabacín, el pimiento verde y la zanahoria. Una vez lo tengamos todo muy bien pochado, agregaremos el bacon cortado en tiras y, por último, los champiñones picados. Rehoga el conjunto y añade el vino blanco. Dejamos cocinar durante 10 minutos a fuego suave y reservamos.
Una vez las caracolas estén “al dente” las escurrimos bien y rellenamos con el sofrito.
Por último, emplatamos las caracolas y cubrimos con la salsa de queso azul.

 Trucos y Consejos

Si lo deseas, puedes también espolvorearlas con queso y gratinarlas en el horno.

 Información Nutricional

Las caracolas, al igual que el resto de pastas, son una rica fuente de hidratos de carbono. Ello hace que nos encontremos ante un plato con un elevado valor energético, por lo que podría recomendarse a todas aquellas personas que requieran un plus de energía (niños, adolescentes, deportistas…).
En esta receta las hemos rellenado con un sofrito elaborado a base de verduras, las cuales nos van a aportar una importante cantidad de vitaminas, minerales, fibra y compuestos antioxidantes. Al incluir bacon en el relleno, el contenido en grasa y colesterol del plato se va a ver incrementado.
La salsa de queso con la que acompañamos las caracolas está elaborada a base de ingredientes grasos (mantequilla, nata, queso) y con un aporte calórico elevado, por lo que su consumo debe ser moderado.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina