Si añade unas hojas de hierbabuena, aportarás un toque más de frescor a esta receta.
1 kg. de caracoles
250 gr. de habas
hierbas aromáticas (orégano
tomillo
romero y laurel)
sal
5 dientes de ajo
aceite de oliva.
Calorías 390 kcal / 100gr
Proteína 23.5 gr / 100gr
Grasa 0.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 60 gr / 100gr

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Mayo es el mejor mes para disfrutar de los caracoles. Hoy los vamos a preparar con habas y una salsa de alioli.

 Así lo cocinamos

Lo primero que debemos hacer es limpiar los caracoles y escaldarlos unos minutos hasta que salgan de las conchas.
Ahora colocamos los caracoles en una olla y los hervimos con una y sal una media hora. Aliñamos con las hierbas aromáticas. Pasado ese tiempo, reservamos. A parte, hervimos las habas con agua y sal hasta que se queden tiernas. Escurrimos y reservamos.
Pelamos los dientes de ajos y los machacamos en un mortero con un buen chorreón de aceite de oliva. Mezclamos las habas con los caracoles y regamos con el alioli.

 Trucos y Consejos

Si añade unas hojas de hierbabuena, aportarás un toque más de frescor a esta receta.

 Información Nutricional

Los caracoles van a enriquecer nuestro plato con proteínas. Además, como su contenido en grasa es escaso, el valor energético que aportan los caracoles es bajo. Entre los minerales que proporcionan destacan el hierro, el calcio, el zinc y el magnesio. De las vitaminas la más importante es la niacina.
Las habas, por su parte, aportan hidratos de carbono, proteínas, fósforo, magnesio y hierro, siendo estos valores más altos en el haba seca que en la fresca. El aporte de hidratos de carbono oscila entre un 55 ó 60%, siendo normalmente el almidón el componente mayoritario. Su elevado aporte de fibra facilita la movilidad intestinal y evita la retención fecal en el organismo, aunque también favorece la flatulencia.
El contenido en grasa de las habas es casi nulo. Es buena fuente de vitaminas del complejo B. En cuanto a los minerales, destacan el potasio, el fósforo, el magnesio y el zinc, además de una cantidad apreciable de hierro.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina