Gracias a la industria conservera, hoy en día podemos encontrar cardos en conserva durante todo el año, y de muy buena calidad
1 kg. de aguja de ternera cortada en dados
800 gr. de cardos
200 gr. de almendras laminadas
2 dientes de ajo
2 cucharadas de harina
caldo de verduras
100 ml. de vino blanco
aceite de oliva
sal
pimienta negra recién molida y perejil fresco.
Calorías 17 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.2 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Los cardos y las almendras son dos ingredientes que combinan a la perfección. En esta receta además incluimos carne de ternera, que va a completar el plato con proteínas de gran valor biológico.

 Así lo cocinamos

Salpimenta la ternera y saltéala en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que comience a dorar. La reservamos.
Lava los cardos, retírale las hebras con la ayuda de un pelador o un cuchillo pequeño y trocéalos.
Pica los dientes de ajo y sofríelos en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Cuando el ajo comience a dorar, añade la harina y rehoga el conjunto hasta que la harina se haya disuelto por completo.
Vierte el vino blanco y espera a que se evaporen los alcoholes. Entonces, añade el caldo de verduras y, cuando éste comience a hervir, incorpora la carne reservada y los cardos. Pon a punto de sal y deja cocer a fuego muy suave hasta que la carne y los cardos estén bien tiernos.
Sirve y añade unas almendras laminadas y tostadas por encima.
Espolvorea con perejil fresco picado.

 Trucos y Consejos

Si en su momento no disponemos de cardos frescos, podemos emplear cardos en conserva. Son fáciles de encontrar y conservan todas sus propiedades intactas.

 Información Nutricional

El cardo es un vegetal propio del otoño y el invierno, estaciones en las cuales podemos disfrutar plenamente de sus propiedades. Aún así, y gracias a la industria conservera, hoy en día podemos encontrar cardos en conserva durante todo el año, y de muy buena calidad.
Esta verdura está compuesta en su mayor parte por agua, y contiene una pequeña cantidad de hidratos de carbono, lo cual hace que su valor energético sea bastante bajo.
El cardo tiene un sabor ligeramente amargo, y ello se debe a la cinarina, una sustancia con ciertas propiedades terapéuticas, especialmente para el hígado.
Las almendras combinan a la perfección con el cardo, y presentan unas propiedades muy beneficiosas para la salud. Son muy ricas en grasas saludables, que nos protegen contra enfermedades cardiovasculares. Además, la almendra aporta una buena cantidad de vitamina E, de acción antioxidante.
En cuanto a la carne de ternera, se caracteriza por su alto contenido en proteínas de alto valor biológico y por su escasa presencia de grasa.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina