Para la elaboración de esta receta se ha empleado muy poca cantidad de aceite, por lo que el valor calórico del plato apenas se va a ver incrementado
800 gr. de cardos
300 gr. de berberechos
dos dientes de ajo
2 cucharadas de harina
una rama de perejil fresco
100 ml. de vino blanco y agua.
Calorías 17 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.2 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La receta que os cocinamos a continuación es muy sencilla de preparar, elegante y delicada. Además, es muy interesante desde el punto de vista nutricional, pues contiene un variado abanico de nutrientes y es muy poco calórica.

 Así lo cocinamos

Limpia las pencas de cardo, eliminando todas las hebras y pelándolas. Ahora córtalas en trozos de unos 5 cm. y ponlas a cocer en un cazo con agua y una pizca de sal.
Pica los dientes de ajo y sofríelos en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva. Cuando el ajo comience a dorar, añade las dos cucharadas de harina y remueve sin parar con una cuchara de madera hasta que la harina quede bien rehogada y se hayan disuelto todos los grumos. Agrega el vino blanco y un poco de agua.
Es el momento de escurrir los cardos cocidos e incorporarlos a la sartén. Añade los berberechos, pon la tapadera y cocina a fuego suave hasta que se abran todos los berberechos.
Una vez estén todos los berberechos abiertos, retira del fuego, emplata y espolvorea con perejil picado.

 Trucos y Consejos

Antes de añadir los berberechos a la sartén debemos oler uno por uno, desechando aquellos que huelan mal o que tengan alguna de sus valvas rotas.

 Información Nutricional

El cardo está compuesto en su mayor parte por agua, y contiene una pequeña cantidad de hidratos de carbono, lo cual hace que su valor energético sea bastante bajo. Tiene un sabor ligeramente amargo, y ello se debe a la cinarina, una sustancia con ciertas propiedades terapéuticas, especialmente para el hígado.
Por su parte, los berberechos enriquecen el plato con proteínas, y son fuente de minerales como hierro y fósforo. Están desaconsejados en caso de hiperuricemia o gota, por su contenido en purinas.
Para la elaboración de esta receta se ha empleado muy poca cantidad de aceite, por lo que el valor calórico del plato apenas se va a ver incrementado.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina