Para que el cardo quede tierno, debe ser muy fresco y tenemos que quitarle bien todos los hilos.
1 cardo
250 gr. de jamón curado
3 dientes de ajo
100 ml. de leche
2 cucharadas de harina
un puñadito de almendras
aceite de oliva
sal y 2 huevos cocidos.
Calorías 17 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.2 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy os proponemos una receta con los auténticos sabores del campo. Muy sencilla y tradicional de la cocina española.

 Así lo cocinamos

Limpiamos bien el cardo para que no quede ningún hilo, lo cortamos en trozos y lo cocemos en agua hirviendo con sal hasta que esté tierno. Escurrimos y reservamos.

Laminamos los ajos y cortamos el jamón en taquitos.

En una cacerola con un poco de aceite de oliva, sofreímos los ajos. Cuando empiecen a dorarse, añadimos el jamón y rehogamos un par de minutos. Añadimos la harina, removemos bien y, sin dejar que ésta se queme, echamos la leche a la cacerola y un cucharón del caldo donde hemos cocido el cardo.

Cuando el caldo empiece a hervir, añadimos el cardo cocido y las almendras machacadas. Cocemos a fuego lento durante 10 minutos, rectificamos de sal y retiramos del fuego.

Antes de servir, rociamos el guiso con los huevos cocidos rallados.

 Trucos y Consejos

Para que el cardo quede tierno, debe ser muy fresco y tenemos que quitarle bien todos los hilos.

 Información Nutricional

El cardo es un vegetal propio del otoño y el invierno, estaciones en las cuales podemos disfrutar plenamente de sus propiedades. Aún así, y gracias a la industria conservera, hoy en día podemos encontrar cardos en conserva durante todo el año, y de muy buena calidad. Esta verdura está compuesta en su mayor parte por agua, y contiene una pequeña cantidad de hidratos de carbono, lo cual hace que su valor energético sea bastante bajo. El cardo tiene un sabor ligeramente amargo, y ello se debe a la cinarina, una sustancia con ciertas propiedades terapéuticas, especialmente para el hígado.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina