Para que el cardo quede tierno, debe ser fresco y hay que quitarle bien todos los hilos.
1 kg. de cardos
½ kg. de patatas
3 dientes de ajo
aceite de oliva
agua y sal
Calorías 17 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.2 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Para los amantes de la comida campestre, os dejamos esta sencilla receta con cardos, un vegetal que podemos encontrar en el mercado entre finales de otoño y principios de la primavera.

Cardos con patatas

 Así lo cocinamos

Limpiamos los cardos, quitándoles los hilos, y los troceamos. Pelamos las patatas y las troceamos.

Ponemos una olla al fuego con un litro y medio de agua y un poco de sal. Cuando arranque a hervir echamos los cardos y las patatas. Dejamos cocer a fuego lento durante hora y cuarto.

En una sartén con un poco de aceite de oliva freímos los dientes de ajo muy picaditos hasta que doren, y los agregamos a la olla.

Removemos bien los cardos con patatas y servimos.

 Trucos y Consejos

Para que el cardo quede tierno, debe ser fresco y hay que quitarle bien todos los hilos.

 Información Nutricional

El cardo es un vegetal, pertenece al grupo de las verduras frescas, que se caracteriza por tener una composición de sus valores nutritivos bastantes similar a la de la alcachofa. Tiene un elevado contenido en agua y muy bajo en calorías y, además, resulta muy bueno para las dietas, ya que no aporta casi hidratos de carbono. Pero entre los hidratos de carbono que contiene se encuentra la inulina, una sustancia que no precisa la presencia de insulina para su metabolización en el organismo, por lo que es un alimento muy adecuado para personas que padecen diabetes.

Su ligero sabor amargo característico se lo debe a una sustancia llamada cinarina, que le confiere ciertas propiedades terapéuticas. Ejerce una notable acción protectora sobre el hígado: aumenta la secreción de bilis, contribuyendo a descongestionar el hígado.

Entre las propiedades nutricionales del cardo, una verdura no muy común, cabe destacar que aporta hierro, proteínas, calcio, fibra, potasio, vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B7, C, D, K y fósforo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina