El cardo está compuesto en su mayor parte por agua, y contiene una pequeña cantidad de hidratos de carbono, lo cual hace que su valor energético sea bastante bajo
800 gr. de cardo
un limón
sal
2 dientes de ajo
aceite de oliva virgen
2 cucharadas de vinagre de sidra
100 ml. de vino blanco
300 gr. de almejas frescas y perejil picado
Calorías 17 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.2 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La receta que os cocinamos a continuación es muy sencilla de preparar, elegante y delicada. Además, es muy interesante desde el punto de vista nutricional, pues contiene un variado abanico de nutrientes y es muy poco calórica.

Cardos con vinagreta de almejas

 Así lo cocinamos

Limpia las pencas de cardo, eliminando todas las hebras y pelándolas. Ahora córtalas en trozos de unos 5 cm. y ponlas a cocer en un cazo con agua, una cucharada de harina, el zumo de medio limón y una pizca de sal. Déjalos cocer hasta que estén blandos, escúrrelos y resérvalos.
Lamina los dientes de ajo y sofríelos en una sartén con aceite de oliva. Cuando comiencen a dorar, añade las almejas y el vino blanco. Espera a que se abran las almejas y se evapore el alcohol del vino blanco.
Una vez estén abiertas todas las almejas, agrega el vinagre y los cardos cocidos. Liga el conjunto y reserva.
Sirve bien caliente y espolvoreado con perejil picado.

 Trucos y Consejos

Si no te agrada el sabor amargo de los cardos, añade una cucharada de azúcar al agua de cocción.

 Información Nutricional

El cardo está compuesto en su mayor parte por agua, y contiene una pequeña cantidad de hidratos de carbono, lo cual hace que su valor energético sea bastante bajo. Tiene un sabor ligeramente amargo, y ello se debe a la cinarina, una sustancia con ciertas propiedades terapéuticas, especialmente para el hígado.
Las almejas con las que hemos cocinado los cardos enriquecen el plato en proteínas, y son fuente de minerales como hierro y fósforo. Están desaconsejadas en caso de hiperuricemia o gota, por su contenido en purinas.
Para la elaboración de esta receta se ha empleado muy poca cantidad de aceite, por lo que el valor calórico del plato apenas se va a ver incrementado.

Datos nutricionales de los cardos:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina