El queso parmesano va a enriquecer este carpaccio con proteínas, grasa y minerales, como el calcio, fundamental para el correcto desarrollo de los huesos
3 remolachas grandes
100 gr. de champiñones limpios
50 gr. de queso parmesano
50 gr. de avellanas
lechugas variadas
aceite de oliva virgen extra y vinagre de frambuesas.
Calorías 46 kcal / 100gr
Proteína 1.5 gr / 100gr
Grasa 0 gr / 100gr
Hidratos de carbono 8.3 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Os proponemos a continuación un plato vegetariano donde la protagonista es la remolacha, un tubérculo rico en vitaminas, minerales y ácido fólico.

Carpaccio de remolacha y champiñones con queso parmesano

 Así lo cocinamos

En primer lugar, córtale los tallos a las remolachas y ponlas a cocer en una olla con abundante agua. Una vez cocidas, refréscalas con agua fría y frótalas con las manos para retirarles la piel y dejarlas bien limpias. Ahora sécalas con papel absorbente y córtalas con un cuchillo bien afilado hasta conseguir unas láminas muy delgadas.
Cubre la base de un plato llano con las láminas de remolacha y coloca en el centro un bouquet de lechugas variadas.
Ahora reparte sobre la remolacha unas cuantas lascas de queso parmesano, unas láminas de champiñón y unas avellanas troceadas.
Ya sólo nos queda aliñar el plato con un chorro generoso de aceite de oliva virgen, unas gotas de vinagre de frambuesas y una pizca de sal gruesa.

 Trucos y Consejos

Para conseguir unas láminas de remolacha bien delgadas lo ideal es emplear una mandolina.

 Información Nutricional

La remolacha es una hortaliza que posee muy pocas calorías, aunque sí es rica en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, muy beneficiosas para la salud. Concretamente, destaca por su contenido en ácido fólico, vitaminas B1, B2, B3 y B6, así como potasio magnesio y yodo.
En cuanto a los champiñones, son una estupenda fuente de fósforo, vitamina B2 y proteínas, aunque hay que decir que estas últimas contienen purinas, por lo que se debe moderar el consumo de estas setas en caso de padecer hiperuricemia o gota.
Por su parte, el queso parmesano va a enriquecer este carpaccio con proteínas, grasa y minerales, como el calcio, fundamental para el correcto desarrollo de los huesos.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina