La cigala es un crustáceo que posee un alto valor nutritivo
24 cigalas grandes
cinco dientes de ajo
una guindilla cayena
100 ml. de vino blanco
perejil
aceite de oliva y sal.
Calorías 85 kcal / 100gr
Proteína 17.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Este plato es muy sencillo y rápido de preparar. Las cigalas, cocinadas de esta manera, van a tener un sabor muy peculiar y agradable, que supondrá todo un deleite para el paladar.

Cazuela de cigalas al ajillo con vino blanco y perejil

 Así lo cocinamos

En primer lugar, pela las cigalas y resérvalas.
Ahora lamina los ajos y sofríelos junto con la cayena en una cazuela de barro con un buen chorro de aceite de oliva.
Cuando los ajos comiencen a dorar, incorpora las colas de las cigalas y rehoga el conjunto brevemente. Pon a punto de sal y agrega el vino blanco. Deja que se evapore el alcohol del vino y añadimos el perejil picado.
Sirve al momento en la misma cazuela, o en cazuelas individuales.

 Trucos y Consejos

No deseches las cabezas de las cigalas, puedes emplearlas para otras elaboraciones.

 Información Nutricional

La protagonista indiscutible de la receta que nos ocupa es la cigala, un crustáceo que posee un alto valor nutritivo, pues aporta una importante cantidad de proteínas de calidad y su contenido en grasa es muy bajo. Eso sí, también destaca por su elevado aporte de colesterol y purinas, por lo que no deberán abusar de su consumo aquellas personas que padezcan de hiperurcemia (gota).

Datos nutricionales de la cigala:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina