Los champiñones son una estupenda fuente de fósforo, vitamina B2 y proteínas
250 gr. de champiñones frescos
4 dientes de ajo
1 manojo de perejil fresco
sal y aceite de oliva virgen extra.
Calorías 34 kcal / 100gr
Proteína 4.2 gr / 100gr
Grasa 1.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Esta receta de champiñones al ajillo resulta muy sencilla y rápida de elaborar. Además, suponen un acompañamiento perfecto para nuestras carnes y pescados.

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será limpiar los champiñones. Para ello, córtales el extremo del tallo, que suele contener gran cantidad de tierra. A los “sombreros” le pasaremos un paño húmedo para eliminar los posibles restos de impurezas que puedan contener.
Pela los ajos y colócalos en un mortero. Ahora machácalos junto con el perejil fresco y una pizca de sal gruesa. Una vez obtengamos una pasta homogénea, añade un buen chorro de aceite de oliva y remueve.
Añádele a los champiñones la mitad del majado, mezcla bien y saltéalos a fuego fuerte en una sartén.
Cuando los champiñones comiencen a tomar un color dorado, agrega a la sartén el resto del majado, baja el fuego y sigue cocinando hasta que queden tiernos.
Servimos al momento como entrante o como guarnición de carnes y pescados.

 Trucos y Consejos

Le puedes añadir a los champiñones un chorrito de vino blanco seco, que le irá estupendamente.

 Información Nutricional

Los champiñones son una estupenda fuente de fósforo, vitamina B2 y proteínas, aunque hay que decir que estas últimas contienen purinas, por lo que se debe moderar el consumo de estas setas en caso de padecer hiperuricemia o gota.
Destaca su alto contenido en agua, por lo que se trata de un alimento hipocalórico, siempre y cuando no se cocinen fritos.

Base del plato
Estacionalidad
Tipo de cocina