Añade una hojita de laurel a la cazuela para darle un sabor diferente al plato.
¼ kg. de chorizo casero
1 vasito de vino blanco
aceite de oliva y sal
Calorías 356 kcal / 100gr
Proteína 21 gr / 100gr
Grasa 29.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 1.8 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Prepara el chorizo al vino para presentarlo de una forma diferente, que no sea crudo.

Chorizo al vino

 Así lo cocinamos

Cortamos el chorizo para prepararlo al vino en rodajas.

Lo ponemos a freír en una cazuela de barro con un poco de aceite de oliva. Rehogamos durante cinco minutos.

Añadimos el vino y un poco de sal. Dejamos cocer durante cinco minutos y servimos inmediatamente.

 Trucos y Consejos

Añade una hojita de laurel a la cazuela para darle un sabor diferente al plato.

 Información Nutricional

El vino blanco pertenece al grupo de las bebidas alcohólicas. Es rico en fósforo, potasio y flúor. Esta bebida, debido a su contenido de alcohol, debe tomarse con moderación. Los grados de alcohol del vino blanco están en torno a los 8,58º. Esto quiere decir que, por cada litro de vino blanco, aproximadamente 8,58 centilitros son de alcohol.

El vino blanco se encuentra entre los alimentos bajos en grasa, ya que esta bebida no contiene grasa y pocas calorías. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis y trastornos del metabolismo de las grasas.

El vino blanco relaja los músculos y permite la dilatación de los bronquios y las arterias, lo que mejora la función respiratoria por medio de la dilatación bronquial, aumenta el colesterol bueno, principalmente por los antioxidantes provenientes de la uva.

El vino, en cualquiera de sus variedades, contiene altos niveles de antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento celular prematuro, causado por los radicales libres producidos por el estrés, la contaminación, el consumo de grasas y la vida sedentaria, sobre todo cuando el consumo se complementa con una alimentación balanceada.

Es muy recomendado para controlar los trastornos alimenticios, ya que al ingerir una o dos copas al día, ayuda a nivelar el hambre. El vino blanco, además, mejora la salud del sistema nervioso, es un remedio terapéutico contra la ansiedad y la tensión emocional. Tiene propiedades euforizantes beneficiosas para la depresión.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina