Podemos aromatizar aún más el plato añadiendo a la carne unas escamas de sal de romero a la hora de servir.
Para las chuletas: 1 kg. de chuletas de cordero, 4 ramitas de romero, 1 diente de ajo, 1 cucharada de zumo de limón, pimienta, sal y aceite de oliva. Para la crema de ajo: 2 cabeza de ajos, 1 taza de mayonesa, 1 taza de queso crema, ½ cucharadita de azúcar, ½ cucharadita de pimienta y una pizca de sal.
Calorías 250 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 20 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

No hay un aroma más adecuado para la carne de cordero que el romero. Además, hoy la acompañamos con una rica y saludable crema de ajo. En definitiva, una combinación exquisita.

 Así lo cocinamos

Preparamos las chuletas de cordero eliminando, con un cuchillo bien afilado, la carne del extremo del hueso para dejarlo al descubierto.

En una fuente preparamos un aliño con 4 cucharadas de aceite, el zumo de limón, el ajo machado, un poco de sal y pimienta y las ramitas de romero. Ponemos la carne en este aliño y dejamos macerar durante 1 hora.

Pasado ese tiempo, ponemos las chuletas en una bandeja de horno junto con las ramitas de romero que ya hemos utilizado. Las asamos al horno, precalentado a 180º, hasta que se hagan.

Mientras tanto, preparamos la crema de ajo. Para ello, pelamos los ajos y los trituramos hasta hacerlos un puré. Mezclamos la mayonesa con el queso y unimos a esta mezcla los ajos, la pimienta, el azúcar y la sal. Removemos bien y servimos esta crema acompañando a las chuletas de cordero.

 Trucos y Consejos

Podemos aromatizar aún más el plato añadiendo a la carne unas escamas de sal de romero a la hora de servir.

 Información Nutricional

La carne de cordero es rica en ácidos grasos saturados, lo que hace que sea una de las más jugosas y sabrosas pero, al mismo tiempo, ese alto contenido en grasa indica que su consumo no es apto para personas que tengan problemas cardiovasculares. El cordero, además, contiene proteínas de buena calidad, hierro y minerales, entre los que destacan el fósforo y el potasio.

El ajo, por su parte, destaca por tener un rico contenido en hierro, por ser un increíble desinfectante, un descongestionante y potentísimo microbicida, además de un eficaz tonificador de la glándula encargada de las secreciones gástricas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina