Añade al salteado de hongos un chorrito de vino blanco para darle más sabor.
1 kg. de chuletas de cordero, 200 gr. de setas, 1 cabeza de ajos, tomillo, perejil, pimienta negra, aceite de oliva y sal. Para la crema de boniatos: 500 gr. de boniato, 1 cebolla, ½ pastilla de caldo de verduras, 500 ml. de agua y aceite de oliva.
Calorías 250 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 20 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

En esta receta combinamos la jugosidad de las chuletillas de cordero con la cremosidad de los boniatos para crear un plato ideal para una comida con invitados especiales.

Chuletas de cordero con crema de boniatos y salteado de hongos

 Así lo cocinamos

Ponemos las chuletas en una fuente de horno, las salpimentamos, las espolvoreamos con un poco de tomillo, añadimos unos dientes de ajo en trozos y regamos con un poco de aceite.

Las metemos en el horno, precalentado a 300 grados, durante unos 20 minutos, dependiendo de lo hechas que queramos dejarlas.

Mientras tanto, limpiamos las setas, las troceamos y las salteamos en un sartén con un poco de aceite y un par de ajos picaditos. Espolvoreamos con perejil picado y reservamos.

Por otra parte, hacemos la crema de boniatos. Picamos la cebolla y la pochamos en una cacerola con aceite de oliva. Cuando esté transparente, añadimos los boniatos pelados y troceados, la pastilla de caldo y el agua y cocemos durante 30 minutos. Cuando los boniatos estén tiernos, lo trituramos y rectificamos de sal si es necesario.

Servimos las chuletas sobre la crema de boniato y rodeadas por el salteado de hongos.

 Trucos y Consejos

Añade al salteado de hongos un chorrito de vino blanco para darle más sabor.

 Información Nutricional

La carne de cordero es rica en ácidos grasos saturados, lo que hace que sea una de las más jugosas y sabrosas pero, al mismo tiempo, ese alto contenido en grasa indica que su consumo no es apto para personas que tengan problemas cardiovasculares. El cordero, además, contiene proteínas de buena calidad, hierro y minerales, entre los que destacan el fósforo y el potasio.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina