El conejo se incluye dentro de las carnes blancas, las cuales se caracterizan por su bajo contenido en grasa
Dos costillares de conejo
50 gr. de pan rallado
tres dientes de ajo picados
una cucharadita de perejil picado
una cucharada de aceite de oliva
100 gr. de azúcar
100 ml. de vinagre de Jerez
250 ml. de Oporto
250 ml. de caldo de ave
sal y pimienta
Calorías 88 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 5.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Estas chuletillas de conejo rebozadas son muy originales, están deliciosas y, además, son una estupenda alternativa a las típicas chuletas de cerdo o cordero. Buen provecho!

 Así lo cocinamos

Con la ayuda de un cuchillo bien afilado, saca las chuletillas del costillar. Sálalas y resérvalas.
En un bol, mezcla el pan rallado con el ajo, el perejil y el aceite de oliva. Reboza las chuletillas en la mezcla obtenida, presionando bien para que el rebozado quede compacto y no se desprenda.
En un cazo, pon a calentar el azúcar con el vinagre de Jerez. Una vez haya reducido a la mitad, añadimos el Oporto. Cuando adquiera una consistencia similar a la del caramelo líquido, añadiremos el caldo de ave y dejaremos cocinar hasta conseguir una salsa algo espesa. Ponemos a punto de sal.
Fríe las chuletillas en abundante aceite de oliva caliente hasta que queden bien doradas.
Emplata las chuletillas y decora con la salsa elaborada y una ramita de tommillo fresco.

 Trucos y Consejos

Una vez tengas las chuletillas fritas, deposítalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite procedente de la fritura.

 Información Nutricional

El conejo se incluye dentro de las carnes blancas, las cuales se caracterizan por su bajo contenido en grasa. Por ello, el consumo de estas carnes se recomienda a aquellas personas que están siguiendo dietas de adelgazamiento o que tienen restringido dicho nutriente.
Sin embargo, la carne de conejo no es demasiado aconsejable para quienes tienen el estómago delicado, pues se trata de una carne muy fibrosa.
Los nutrientes que destacan en la composición de la carne del conejo son las proteínas de alto valor biológico y las vitaminas, en concreto las del grupo B.
No olvidemos que la técnica culinaria empleada para cocinar estas chuletillas ha sido la fritura, por lo que el valor calórico de la receta se va a ver incrementado notablemente.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina