La cigala es un crustáceo que posee un alto valor nutritivo, pues aporta una importante cantidad de proteínas de calidad y su contenido en grasa es muy bajo
12 cigalas grandes, 1 kg. de alcachofas Para el puré de piquillos: 1 lata de pimientos del piquillo, 2 dientes de ajo, 1 limón, 100 ml. de vino blanco, 1 pizca de azúcar y sal. Para el aceite de pimiento verde: 1 pimiento verde, aceite de oliva. Para el crujiente de parmesano: 100 gr. de queso parmesano rallado.
Calorías 85 kcal / 100gr
Proteína 17.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Ahora os cocinamos un plato de categoría, ideal para ofrecer a tus invitados en ocasiones especiales. Buen provecho!

Cigalas con corazones de alcachofas y crujiente de parmesano

 Así lo cocinamos

Pela las cigalas, conservando la parte de la cola.
Las alcachofas las limpiaremos, dejando solamente el corazón y el tallo, las coceremos en una olla con agua hirviendo y un chorreón de zumo de limón. Una vez las alcachofas estén “al dente” retíralas del fuego y resérvalas en su agua de cocción.

El puré de piquillos: Pica los dientes de ajo y sofríelos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando el ajo comience a dorar, añade los piquillos, una pizca de azúcar y otra de sal. Cocina a fuego muy suave durante 15 minutos. Agrega ahora el vino blanco, esperamos a que se evapore el alcohol y cubrimos con agua. Cuece durante otros 5 minutos y tritura el conjunto hasta conseguir un puré suave.

El aceite de pimiento verde: Corta el pimiento en juliana y cocínalo a fuego suave durante 5 minutos en una sartén con aceite de oliva. Tritura y pon a punto de sal.

El crujiente de parmesano: Unta una bandeja refractaria con aceite y extiende sobre ésta el parmesano rallado. Introduce en el horno precalentado a 180ºC hasta que el queso quede ligeramente dorado. Lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar y lo rompemos en trozos grandes.

Ya sólo nos queda saltear las cigalas con un poco de aceite de oliva y sal y emplatarlas junto con los corazones de alcachofa. Decora con el crujiente de parmesano, el puré de piquillos y el aceite de pimiento verde.

 Trucos y Consejos

Puedes sustituir las cigalas por langostinos gambas.

 Información Nutricional

La cigala es un crustáceo que posee un alto valor nutritivo, pues aporta una importante cantidad de proteínas de calidad y su contenido en grasa es muy bajo. Eso sí, también destaca por su elevado aporte de colesterol y purinas, por lo que no deberán abusar de su consumo aquellas personas que padezcan de hiperurcemia (gota).
Por su parte, la alcachofaes ricaen hidratos de carbono y fibra, nutrientes que le confieren un alto poder saciante y que favorecen el tránsito intestinal. Además de minerales como el potasio y el fósforo, y vitaminas B1 y B3, las alcachofas son ricas en sustancias que estimulan la función de la vesícula biliar, mejorando la digestión y evitando la síntesis endógena de colesterol.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina