Acompaña este plato con una suave salsa de queso. El resultado será exquisito.
130 gr. de polenta precocida instantánea
50 gr. de setas
8 cigalas
1 calabacín
1 cebolla
½ l. de caldo de pollo
aceite de oliva
sal
50 ml. de brandy
50 ml. de nata líquida
200 ml. de caldo de pescado.
Calorías 85 kcal / 100gr
Proteína 17.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

El marisco es una opción perfecta si quieres preparar una comida para amigos.

 Así lo cocinamos

Pela las cigalas y quítales las cabezas. Saltea las cabezas y las cáscaras en una sartén con un poco de aceite de oliva. Flambea con el brandy y vierte encima el caldo de pescado. Deja que hierva unos 10 minutos a fuego lento. Ahora cuélalo y añádele la nata. Ponlo a hervir de nuevo y deja que espese un poco. Sala al gusto.
Ahora, limpia y corta las setas. Saltéalas con un poco de sal y aceite. A parte calienta el caldo. Cuando llegue a ebullición añade 100 gr. polenta y remueve. Añade las setas y deja a fuego lento. Vierte en un recipiente la crema resultante y deja que cuaje.
Parte entonces el calabacín y la cebolla. Sálalos y déjalos así al menos 30 min. Pásalos por la una sartén con un poco de aceite. Ahora reboza las cigalas en los 30 gr. de polenta que nos quedaban y fríelas en aceite.
Cortamos la polenta cuajada en cuadraditos y la calentamos con unas gotas de aceite. Servimos en un plato, encima colocamos las verduras y, finalmente las cigalas.

 Trucos y Consejos

Acompaña este plato con una suave salsa de queso. El resultado será exquisito.

 Información Nutricional

La cigala es un crustáceo que posee un alto valor nutritivo, pues aporta una importante cantidad de proteínas de calidad y su contenido en grasa es muy bajo.
Eso sí, también destaca por su elevado aporte de colesterol y purinas, por lo que no deberán abusar de su consumo aquellas personas que padezcan de hiperurcemia (gota). Hay que tener en cuenta que en este caso van fritas, por lo que su contenido calórico se va a ver incrementado.
La polenta, por su parte, posee un alto contenido en hidratos de carbono de fácil digestión, lo que lo convierte en un alimento ideal para niños y deportistas. Además, posee propiedades antioxidantes, aunque es bastante calórica.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina