La cigala es un crustáceo que posee un alto valor nutritivo, pues aporta una importante cantidad de proteínas de calidad y su contenido en grasa es muy bajo
Para la polenta con setas: 100 gr. de polenta (sémola de maíz) más un poco para rebozar, ½ litro de caldo de ave, aceite de oliva, 50 gr. de setas, 8 cigalas, 1 calabacín pequeño, 4 cebolletas, 4 mazorcas de maíz pequeñitas y sal. Para el jugo de marisco: las cabezas de las cigalas, 50 ml. de brandy, 50 ml. de nata líquida, 200 ml. de caldo de pescado, aceite de oliva y sal. Para la salsa de queso: 1 cebolla pequeña, 150 ml. de nata líquida, 75 gr. de queso rallado, perifollo, aceite de oliva, pimienta y sal.
Calorías 85 kcal / 100gr
Proteína 17.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Ahora os cocinamos unas cigalas rebozadas sobre polenta y verduras, un plato diseñado para ocasiones especiales.

 Así lo cocinamos

El jugo de marisco: Saltea con un poco de aceite las cabezas y las peladuras de las cigalas. Una vez doradas, flambea con el brandy e incorpora el caldo de pescado. Deja hervir durante 10 minutos a fuego lento. Cuela el resultado,  añade la nata y deja hervir hasta que tenga consistencia de salsa. Rectifica de sal y reserva.

La salsa de queso: Pica la cebolla muy fina y ponla a sofreír con un poco de aceite en un puchero a fuego lento sin que coja color. Añade la nata y déjala hervir a fuego lento hasta que reduzca el volumen una tercera parte aproximadamente. Incorpora el queso y mézclalo sin dejar de mover hasta que se funda completamente. Rectifica de sal y añade pimienta.

La polenta con setas: Limpia las setas y córtalas en dados. Ahora saltéalas con un poco de sal y aceite y reserva. Calienta el caldo de ave y, cuando rompa a hervir, añade la polenta poco a poco, removiendo a fuego lento un par de minutos. Incorpora las setas y déjalas 1 minuto más. Vuélcala sobre una bandeja, dejando un grosor de 1 cm aproximadamente y alisándola todo lo posible. Déjala enfriar hasta que esté compacta y solidificada.

Corta el calabacín en rodajas, las cebolletas y el maíz por la mitad, añade sal a las cebolletas y a los calabacines, déjalos sudar, sécalos y pásalos por la parrilla con una gota de aceite. Sazona las cigalas y rebózalas con la polenta, fríelas en abundante aceite caliente, dejándolas doraditas por fuera y jugosas por dentro. Corta la polenta en cuadrados y caliéntala en una sartén con una gota de aceite. Colócala en los platos, encima de ésta las verduras a la parrilla y las cigalas rebozadas, añade la salsa de marisco y la de queso y, por último, decora con unas hojitas de perifollo.

 Trucos y Consejos

Condimenta la polenta con pimienta y nuez moscada, que le darán un aroma muy agradable.

 Información Nutricional

La cigala es un crustáceo que posee un alto valor nutritivo, pues aporta una importante cantidad de proteínas de calidad y su contenido en grasa es muy bajo. Eso sí, también destaca por su elevado aporte de colesterol y purinas, por lo que no deberán abusar de su consumo aquellas personas que padezcan de hiperurcemia (gota).
La polenta posee un alto contenido en hidratos de carbono de fácil digestión, lo que lo convierte en un alimento ideal para niños y deportistas. Además, posee propiedades antioxidantes. Con más de 300 Kcal. por cada 100 gr., la polenta incrementa notablemente el nivel calórico de esta receta.
Por su parte, las diferentes verduras que intervienen en el salteado van a enriquecer el plato con una buena cantidad de vitaminas, minerales, fibra y sustancias de acción antioxidante.
Por su parte, el queso y la nata presentes en esta receta van a elevar el contenido graso y calórico del plato.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina