Cuidado con los palillos utilizados en esta elaboración, que pueden ser peligrosos para los pequeños
1 pepino
1 zanahoria
2 rábanos
aceitunas negras
2 huevos de codorniz.
Calorías 359 kcal / 100gr
Proteína 12.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 72.3 gr / 100gr
Índice glucémico 40

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Os presentamos una receta con la que revolucionarás a los más pequeños. Seguro que les encanta y comen verduras sin poner problemas.

Cochecitos de verduras

 Así lo cocinamos

La idea es hacer unos cochecitos de verduras. Para ello, cocemos unos huevos de codorniz que harán las veces de las cabecitas de los pilotos de nuestros coches.

Ahora vamos a trabajar con las verduras, así que lo primero que hay que hacer es lavarlas muy bien y a conciencia. Cortamos el pepino por la mitad y le quitamos la puntita. Con la zanahoria hacemos igual, la pelamos y le quitamos el extremo. El rábano lo cortamos a rodaja. Y las aceitunas negras también las troceamos. Ahora empezamos a montar los cochecitos. Cogemos el pepino, que será la base del coche. Clavamos unos palillos que atraviesen la parte delantera y trasera del pepino. A cada punta colocamos unas rodajitas de rabanito simulando las ruedas y a continuación unos trozos de aceitunas negras cerrando el conjunto.

Ahora, en vertical, y en la parte trasera, pinchamos otro palillo en el que atravesaremos el huevo duro de codorniz y le pondremos un trocito de pepino con la cáscara en forma de sombrerito. Con las aceitunas negras montamos también los ojitos, la nariz y la boquita de nuestro piloto particular.

Hacemos el mismo proceso elaborado con otro cochecito pero con una base hecha con zanahoria y el sombrerito con un trozo de rábano.

 Trucos y Consejos

Cuidado con los palillos que sirven para estructurar los cochecitos, que pueden ser peligrosos para los pequeños.

 Información Nutricional

Al igual que el resto de pastas, los tallarines son una buena fuente de hidratos de carbono complejos. Además, no contienen apenas grasa y son un alimento de gran aceptación. Las formas de presentarlas son muy variadas ya que pueden acompañarse tanto con verdura, como con carne o pescado.

Las anchoas que hemos empleado para elaborar la salsa, por su parte, pertenecen a la familia de los pescados azules y, como tal, destacan por su contenido en ácidos grasos Omega 3, por lo que su consumo nos va a ayudar a combatir los trastornos circulatorios.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina