Al acompañar los codillos con patatas fritas, el plato se va a ver enriquecido con hidratos de carbono complejos, que le van a dar a la receta su carácter energético
2 codillos de cerdo salmuerizados
1 cebolla grande
2 hojas de laurel
unos granos de pimienta negra
4 patatas medianas
4 dientes de ajo
una cucharadita de pimentón de La Vera
un chorrito de vinagre de Jerez
aceite de oliva y sal.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Estos codillos se cocinan prácticamente solos, y únicamente tendremos que preocuparnos de hacer unas ricas patatas fritas como guarnición. El resultado es un plato consistente y sabroso, además de una manera diferente de consumir el cerdo.

 Así lo cocinamos

Introduce los codillos en una olla a presión junto con la cebolla pelada y cortada por la mitad, el laurel y los granos de pimienta negra. Cubre los codillos con agua, coloca la tapadera y cocina durante 1 hora.
Mientras se cocinan los codillos, pela las patatas, lávalas y córtalas en rodajas más o menos gruesas. Ahora fríelas a fuego suave en una sartén con aceite de oliva. Cuando estén bien tiernas, sube el fuego para que queden bien doradas, escúrrelas y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Una vez haya pasado el tiempo de cocción de los codillos, colócalos sobre una fuente refractaria y hornéalos a 200ºC hasta que la piel quede bien dorada y crujiente.
Lamina los dientes de ajo y sofríelos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando éstos comiencen a dorar, añade el pimentón y un chorrito de vinagre de Jerez.
Salsea los codillos y las patatas con el sofrito anterior.

 Trucos y Consejos

Recuerda que los codillos están salmuerizados, por lo que no será necesario que les añadas sal a la hora de cocinarlos.

 Información Nutricional

En principio se puede pensar que la carne de cerdo es una de las más grasas, si bien conviene saber que la mayor parte de su grasa se encuentra debajo de la piel, por lo que resulta muy fácil de eliminar. De modo que las personas con problemas de exceso de peso no tienen por qué restringir su consumo.
Al acompañar los codillos con patatas fritas, el plato se va a ver enriquecido con hidratos de carbono complejos, que le van a dar a la receta su carácter energético.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina