Para que la coliflor no pierda su color blanco, una vez cocida, bastará con añadir un poco de leche al agua donde las vayamos a cocer.
Una coliflor mediana
6 dientes de ajo grandes
1 rebanada de pan
2 cucharaditas de pimentón
un ramito de perejil
aceite de oliva
vinagre y sal
Calorías 28 kcal / 100gr
Proteína 2.4 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy os proponemos una manera diferente de preparar la coliflor. Esperamos que os guste.

Coliflor al ajo arriero

 Así lo cocinamos

Cocemos la coliflor durante 20 minutos en agua con sal.

Una vez cocida la picamos muy fina y la reservamos.

En un poco de aceite ponemos a freír el pan. Cuando esté un poco dorado lo retiramos y en el mismo aceite freímos 3 ajos enteros, pero sin piel, hasta que doren.

En un mortero ponemos el pan frito, el perejil, los 3 dientes de ajo fritos y los otros tres dientes crudos, sal y un chorreón de vinagre. Majamos los ingredientes y añadimos un poco de agua a la mezcla resultante.

En la sartén en la que habíamos frito los ajos rehogamos la coliflor al ajo arriero y le agregamos dos cucharaditas de pimentón y la mezcla del mortero. Dejamos cocer durante veinte minutos.

 Trucos y Consejos

Para que la coliflor no pierda su color blanco, una vez cocida, bastará con añadir un poco de leche al agua donde las vayamos a cocer.

 Información Nutricional

El principal componente de la coliflor es el agua. Es un alimento de escaso aporte calórico, ya que presenta un bajo contenido de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Sin embargo, se la considera una buena fuente de fibra dietética, ácido fólico, Vitaminas B5 y B6, así como pequeñas cantidades de otras vitaminas del grupo B, (como la B1, B2 y B3) y minerales (sobre todo potasio y fósforo).

Tiene propiedades diuréticas, debido a su elevado contenido en agua y potasio y bajo aporte de sodio.

El consumo de esta verdura favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo y resulta beneficiosa en caso de hipertensión, retención de líquidos y oliguria (producción escasa de orina). El aumento de la producción de orina permite eliminar, además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc. Por ello se recomienda también a quienes padecen hiperuricemia y gota y a las personas con tendencia a formar cálculos renales.

Uno de los principales inconvenientes de su ingesta es que provoca flatulencia. A pesar de sus múltiples beneficios para la salud, hay que tener en cuenta que para determinadas personas tiene efectos indeseables. La fibra y los abundantes compuestos de azufre son las sustancias responsables de la flatulencia y la dificultad para su digestión. Sin embargo, la coliflor se digiere mejor que el resto de las coles, por lo que su consumo no ha de estar necesariamente restringido en aquellas personas con trastornos digestivos como gastritis, úlcera o digestiones difíciles. Además, resulta más suave si se cuece con comino o hinojo. También sirve de ayuda una infusión de manzanilla con anís verde o de hierbabuena como postre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina