La coliflor, debido a su alto contenido en agua, es un alimento con un valor calórico muy bajo
600 gr. de coliflor, 75 gr. de queso parmesano rallado. Para la bechamel: 1 litro de leche caliente, 75 gr. de mantequilla, 100 gr. de harina, nuez moscada, ½ cebolla, 1 yema de huevo, sal y pimienta.
Calorías 28 kcal / 100gr
Proteína 2.4 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta receta, sencilla, barata y nutritiva, supone además una estupenda manera de hacer que los más pequeños de la casa consuman verduras.

 Así lo cocinamos

Con la ayuda de un cuchillo, separa la coliflor en ramilletes. Lávala bien y cuécela en una olla con agua hirviendo y sal hasta que quede “al dente”.
Para la bechamel, funde la mantequilla en una sartén. Una vez fundida, añade la cebolla picada y sofríela hasta que quede bien pochada. Entonces, incorpora la harina y rehoga hasta que quede totalmente disuelta. Ahora vierte la leche caliente poco a poco y sin cesar de remover, hasta conseguir una salsa no demasiado espesa. Pon a punto de sal, pimienta y nuez moscada. Por último, agrega la yema de huevo y remueve hasta que quede bien integrada en la salsa.
Dispón los ramilletes de coliflor en una bandeja apta para hornos. Cubre con la salsa bechamel y espolvorea con el queso rallado.
Introduce en el horno y gratina a 200ºC hasta que la superficie quede dorada.

 Trucos y Consejos

Si no dispones de coliflor, puedes elaborar esta misma receta empleando brócoli.

 Información Nutricional

La coliflor pertenece a la familia de las crucíferas. Debido a su alto contenido en agua, es un alimento con un valor calórico muy bajo. Además, contiene multitud de vitaminas y minerales, así como distintas sustancias antioxidantes, muy beneficiosas para la salud.
En la bechamel intervienen ingredientes como la harina y la mantequilla, que van a enriquecer esta salsa con energía procedente de los hidratos de carbono complejos y grasa, respectivamente. Por ello, nos encontramos ante una salsa algo calórica, si bien se puede reducir el contenido graso de la receta si empleamos leche desnatada.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina