Utiliza entre 3 y 5 hebras de azafrán por persona.
1 conejo
3 rebanadas de pan frito
2 cebollas
1 pimiento verde
5 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco
pimienta
azafrán en hebra
aceite de oliva
agua y sal
Calorías 88 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 5.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Hoy os proponemos una nueva receta para cocinar el conejo, en esta ocasión, con un toque de azafrán.

Conejo al azafrán

 Así lo cocinamos

Comenzamos el conejo al azafrán poniendo en una cazuela un poco de aceite de oliva para freír las rebanadas de pan. Luego, en el mortero machacamos el pan frito, con los ajos y el azafrán. Añadimos un vaso de agua. Reservamos.

En el aceite de freír el pan ponemos a rehogar las cebollas y el pimiento, muy bien picados.

Cuando pochen incorporamos el conejo troceado. Salpimentamos y dejamos que fría todo a fuego lento durante diez minutos.

Agregamos el contenido del mortero y el vino blanco. Dejamos el conejo al azafrán cocer a fuego lento durante media hora. Servimos.

 Trucos y Consejos

Utiliza entre 3 y 5 hebras de azafrán por persona.

 Información Nutricional

El azafrán favorece la digestión, es carminativo y también emenagogo (regula la menstruación). Por su buen color y aromático gusto se utiliza en ocasiones como agente de sabor y especialmente de color. En grandes dosis puede colorear de amarillo la orina, el sudor y otras secreciones.

Los principios amargos del azafrán le confieren propiedades de tónico amargo y estomacal, mientras que la crocetia tiene un efecto reductor del colesterol.

En ginecología se recomienda en caso de reglas dolorosas o escasas, como estimulante uterino, pero hay que utilizarlo con precaución. El azafrán estimula la sudoración y se utiliza en caso de fiebre.

También se puede utilizar por vía externa ya que entra en la composición de numerosas fórmulas bucales para el tratamiento de llagas de la boca. Es muy utilizado para aliviar los dolores provocados por la dentición del niño.

La forma habitual de utilizar el azafrán en los alimentos es separar las hebras con los dedos y triturarlos en un almirez, disolverlo en un poco de agua y agregar al plato. Normalmente se suele añadir el azafrán en la última parte de la receta, minutos antes de retirar la cazuela, paella, etc., con el propósito de que se conserve mejor su aroma y sabor.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina