La calabaza es una cucurbitácea que destaca por ser muy rica en agua y por contener muy pocos hidratos de carbono, dos características que la convierten en un alimento muy poco calórico
1 conejo troceado
3 cebollas
½ cabeza de ajos
½ kg. de calabaza (“butternut”)
1 vaso de vino blanco
caldo de verduras
1 hoja de laurel
una ramita de romero
una ramita de tomillo
sal
pimienta negra y aceite de oliva.
Calorías 29 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.6 gr / 100gr
Índice glucémico 75

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

El ingrediente protagonista de la receta que aquí os presentamos es el conejo, el cual destaca por su escasez de grasa. Ello hace que esta carne pueda incluirse en dietas de control de peso. Al acompañarlo con calabaza, el plato se va a ver enriquecido además con multitud de nutrientes, muy beneficiosos para la salud.

 Así lo cocinamos

Salpimenta el conejo y dóralo en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Una vez esté bien dorado, retíralo de la cazuela y resérvalo.
En la misma cazuela donde hemos dorado el conejo, sofríe las cebollas cortadas en juliana y los ajos enteros, machacados y con piel.
Cuando la cebolla se encuentre bien oscura, casi caramelizada, incorporamos a la cazuela el conejo reservado, la calabaza cortada en dados y las hierbas aromáticas. Rehoga durante un par de minutos y añade el vino blanco y el caldo de verduras (hasta cubrir el conejo).
Cocinamos a fuego medio hasta que el conejo quede tierno y el caldo se haya consumido casi por completo.

 Trucos y Consejos

Estos platos resultan mucho más sabrosos si los dejamos reposar durante un día, ya que los sabores se habrán integrado mejor en el guiso.

 Información Nutricional

La carne de conejo, además de ser muy rica en proteínas, es muy magra, es decir, contiene muy poca grasa. En esta receta, el conejo lo hemos cocinado abundante cebolla, que va a aportar al plato una buena cantidad de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante, además de mucha jugosidad.
El otro ingrediente protagonista de esta receta es la calabaza, una cucurbitácea que destaca por ser muy rica en agua y por contener muy pocos hidratos de carbono, dos características que la convierten en un alimento muy poco calórico. La calabaza también destaca por ser una buena fuente de fibra y vitaminas, como el beta-caroteno y la vitamina C.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina