La carne de conejo, además de ser muy rica en proteínas, es muy magra, es decir, contiene muy poca grasa
1 kg. de conejo troceado
2 decilitros de aceite de oliva
2 cebollas
5 tomates maduros
2 ñoras
1 kg. de patatas nuevas
1 cucharada de harina tostada
2 cucharadas de vinagre
1 vaso de vino tinto
1 ramillete de hierbas (tomillo
romero
orégano…)
4 dientes de ajo
unas hebras de azafrán y pimienta negra recién molida.
Calorías 88 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 5.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

La receta que os proponemos a continuación la hemos rescatado del recetario popular. Es una receta de las de toda la vida, sabrosa y jugosa, además de nutritiva. La carne de conejo tiene además la ventaja de ser bastante grasa, por lo que es perfecta para incluir en dietas de control de peso.

Conejo con romesco

 Así lo cocinamos

Calienta el aceite en una cazuela de barro grande. Una vez el aceite esté bien caliente, añade los trozos de conejo salpimentados y fríelos hasta que queden bien dorados. Entonces, los retiramos de la cazuela y les quitamos los hígados. Éstos los pondremos en un mortero junto con el azafrán, las ñoras (previamente remojadas en agua y sin semillas) y el ajo. Machacamos bien y añadimos la harina tostada y el vinagre. Remueve bien hasta que quede todo bien diluido. Reservamos.
Pica la cebolla finamente y sofríela junto con las hierbas aromáticas en la misma cazuela en la cual doramos el conejo. Una vez la cebolla se encuentre bien pochada, agrega el tomate rallado y cocina hasta que el tomate quede bien cocinado. Entonces, añade el vino y deja reducir a la mitad. Agrega ahora dos vasos de agua y los trozos de conejo que teníamos reservados. Cocemos a fuego suave hasta que el conejo quede bien tierno. A mitad de cocción incorporaremos a la cazuela unas patatas peladas y cascadas.
Cinco minutos antes de retirar la cazuela del fuego, añade el majado que preparamos antes.
Pon a punto de sal y sirve.

 Trucos y Consejos

Este plato, al igual que el resto de guisos, resultará mucho más sabroso si lo consumimos al día siguiente de su elaboración, pues los sabores se habrán asentado y la salsa habrá adquirido una consistencia más espesa.

 Información Nutricional

La carne de conejo, además de ser muy rica en proteínas, es muy magra, es decir, contiene muy poca grasa. En esta receta, el conejo lo hemos cocinado con un sofrito de cebolla y tomate, que van a aportar al plato una buena cantidad de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante, además de mucha jugosidad.
También encontramos patatas en este guiso, por lo que la receta se va a ver enriquecida con una buena cantidad de hidratos de carbono complejos, que le van a conferir al plato su carácter energético.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina