La cebolla se caracteriza por su alto contenido en compuestos azufrados, que forman parte del aceite esencial y que son los responsables de hacernos “llorar”
2 kg. de cebollas
100 gr. de de mantequilla. 75 gr. de azúcar
5 dl. de Pedro Ximénez
. 0
5 dl. de vinagre de jerez
sal y pimienta.
Calorías 32 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.3 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

La siguiente propuesta del día es una deliciosa confitura de cebolla, una guarnición perfecta para acompañar cualquier plato de carnes o aves.

Confitura de cebolla

 Así lo cocinamos

Pela las cebollas, lávalas bien bajo el grifo y córtalas en una juliana muy fina.
Funde la mantequilla en una cazuela a fuego suave. Una ésta se haya fundido, añade las cebollas y una pizca de sal para cocinar a fuego flojo durante media hora. Transcurrido ese tiempo, incorpora el azúcar, un poco más de sal y una pizca de pimienta negra recién molida. Seguidamente agregaremos el vinagre y el Pedro Ximénez. Mezclamos y continuamos cocinando durante otros 30 minutos, o hasta que el líquido se haya evaporado por completo y la cebolla quede caramelizada.

 Trucos y Consejos

No te olvides de remover la cebolla de vez en cunado para que ésta no se adhiera al fondo de la cazuela.
Esta confitura se puede conservar perfectamente en el frigorífico durante varios días, y es una guarnición excelente para todo tipo de carnes y aves.

 Información Nutricional

La cebolla se caracteriza por su alto contenido en compuestos azufrados, que forman parte del aceite esencial y que son los responsables de hacernos “llorar”. Este aceite esencial actúa sobre las vías respiratorias y favorece la expectoración.
Gracias a su gran aporte de potasio y bajo de sodio, va a favorecer la eliminación del exceso de líquido en nuestro organismo, por lo que su consumo es muy recomendable en caso de padecer hiperuricemia o gota, así como retención de líquidos.
En este caso, el plato se enriquece en calorías gracias al azúcar añadido, imprescindibles para confitar la cebolla que le da la denominación y el carácter a la receta. Por este motivo, no es un plato aconsejado en caso de diabetes y si se siguen dietas de control de calorías.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina