El congrio es un pescado que posee una carne blanca y firme. El único inconveniente que presenta es que contiene numerosas espinas
750 gr. de congrio cortado en 4 rodajas
250 gr. de mejillones
4 dientes de ajo
100 ml. de vino blanco seco
200 ml. de caldo de pescado
harina
2 tomates maduros
aceite de oliva
sal
pimienta blanca y perejil fresco.
Calorías 107 kcal / 100gr
Proteína 19 gr / 100gr
Grasa 3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 1.4 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Los guisos de pescado como el que os proponemos a continuación son todo un acierto dietético, y no deben faltar en nuestra dieta. Además, se trata de una receta muy sencilla, que está al alcance de cualquiera. Esperamos vuestros comentarios!

 Así lo cocinamos

Calienta un poco de aceite en una cazuela de barro amplia. Cuando el aceite esté bien caliente, incorpora los medallones de congrio salpimentados y pasados por harina. Una vez el pescado esté dorado por ambas caras, lo retiramos de la cazuela y reservamos.
En el mismo aceite donde hemos dorado el congrio, sofríe los ajos picados. Cuando éstos comiencen a tomar color, añade los tomates rallados y sofríe el conjunto durante un par de minutos. Entonces, vierte el vino blanco y sube el fuego para que se evaporen los alcoholes.
Ahora agrega el caldo de pescado y espera a que se levante el hervor. Incorpora las rodajas de congrio y los mejillones limpios. Cocina a fuego suave hasta que el caldo haya reducido a la mitad y los mejillones se hayan abierto.
Sirve caliente y espolvorea con perejil picado.

 Trucos y Consejos

Si quieres, puedes terminar de cocinar la cazuela en el horno. Así obtendrás un acabado más tradicional y sabroso.

 Información Nutricional

El congrio es un pescado que posee una carne blanca y firme. El único inconveniente que presenta es que contiene numerosas espinas. En cuanto a su composición nutricional, es rico en proteínas de gran calidad y en vitamina A, necesaria para el mantenimiento de la vista y las mucosas.
Por su parte, los mejillones van a aportar aún más proteínas al plato, así como hierro, potasio, yodo, calcio y fósforo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina