Como guarnición podemos preparar arroz hervido con agua y sal, y frito posteriormente junto con un par de ajos picados, piñones y uvas pasas.
1 kg. de cordero
2 cebollas
2 pimientos
1 pimiento rojo
3 cucharadas de miel
2 cucharaditas de pimentón dulce
1 vaso de vino amontillado
3 cucharadas de vinagre
azafrán en hebra
4 clavos
1 hoja de laurel
aceite de oliva
2 vasos de agua
pimienta y sal
Calorías 250 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 20 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Si te gusta la mezcla de sabores dulces y salados, prueba este jugoso cordero a la miel.

Cordero a la miel

 Así lo cocinamos

En una cazuela pochamos la cebolla y los pimientos, todo muy bien picado.

Incorporamos el cordero troceado, salpimentamos y rehogamos. Cuando comience a dorar añadimos el vino, los clavos, el laurel, el azafrán en hebra y el pimentón dulce. Dejamos cocer durante diez minutos y añadimos dos vasos de agua.

Cocemos a fuego lento durante 1 hora hasta que el cordero esté tierno.

Antes de apartar, agregamos el vinagre y la miel, dejando cocer durante un cuarto de hora más. Servimos en cazuela de barro.

 Trucos y Consejos

Como guarnición podemos preparar arroz hervido con agua y sal, y frito posteriormente junto con un par de ajos picados, piñones y uvas pasas.

 Información Nutricional

Dependiendo de la variedad de las flores y del tipo de colmena, la miel ofrece más de sesenta sustancias diferentes. Destacan los azúcares, ácidos orgánicos (cítrico, láctico, fosfórico…), vitaminas (C, B1, B2, B3, B5), ácido fólico, minerales (fósforo, calcio, magnesio, silicio, hierro, manganeso, yodo, zinc, oro y plata), aminoácidos esenciales, esteroles, fosfolípidos, falvonoides, polifenoles y enzimas.

Debido a que 100 gramos de miel aportan unas 300 calorías, su consumo se recomienda especialmente a personas que precisan una dosis adicional de energía como deportistas, niños en etapa escolar, personas mayores, trabajadores que realizan un esfuerzo físico, los que tienen una fuerte carga intelectual o los que quieren hacer una dieta para aumentar peso.

Por otro lado, en cantidades moderadas (unos 10 gramos/día), pueden tomarla quienes realizan una dieta de adelgazamiento, puesto que una cucharada de miel diaria añadida a la leche, queso fresco o yogur aporta grandes beneficios para la salud, no supone un gran aumento calórico y es más saludable que el azúcar común. Los diabéticos también pueden incluirla en su dieta, siempre y cuando equilibren las raciones de azúcares con las dosis de insulina. Sin embargo, no es del todo recomendable para los bebés. En la miel pueden quedar ciertas bacterias que el sistema digestivo del pequeño no es capaz de destruir. Por tanto, no se recomienda su administración hasta los 18 meses.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina