La presencia de yema de huevo en la crema catalana hace que el contenido de grasa y colesterol sea considerable
Para la crema catalana: 8 yemas de huevo, 1 litro de leche, 200 gr. de azúcar, 80 gr. de harina de maíz ó 120 gr. de harina de trigo, piel de naranja, piel de limón, un palo de canela. Para la compota de naranja: 3 naranjas de piel fina, 150 ml. de agua y 200 gr. de azúcar.
Calorías 48 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 9 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

En la siguiente receta os presentamos una deliciosa crema catalana con compota de naranja, un postre que endulzará hasta a los paladares más exigentes.

 Así lo cocinamos

La crema catalana: Ponemos a calentar la leche junto con las pieles de naranja y limón y la canela.
Por otro lado, mezclamos las yemas de huevo con el azúcar y la harina de maíz ayudándonos si es necesario con un poco de leche caliente.
Una vez que la leche ha hervido la añadimos a la mezcla anterior y posteriormente pasamos la mezcla por el colador chino para eliminar impurezas.
Ponemos a cocer a fuego lento, removiendo con una espátula para que no se pegue la crema.
Cocemos un poco la crema hasta que comience a espesar. De todos modos debemos tener en cuenta que una vez la dejamos enfriar irá espesando más.
Una vez que haya reposado, la ponemos en una cazuelita de barro, colocamos sobre su superficie las frambuesas y la dejamos enfriar en la nevera tapada con film transparente ligeramente perforado para que transpire durante 6 horas.

La compota de naranja: Lava las naranjas, escáldalas en agua hirviendo durante 1 minuto y déjalas enfriar. Una vez frías, córtalas por la mitad y luego en rodajas muy finas. Pon a cocer las rodajas de naranja en los 150 ml. de agua con el azúcar, a fuego suave y durante 30 minutos, o hasta que la cáscara de la naranja esté bien tierna. Añadir un poco de agua si observásemos que la compota queda demasiado seca.

Sirve un poco de compota de naranja en un vaso o copa de cóctel. Ahora vierte la crema catalana fría sobre la compota y decora con unas frambuesas.

 Trucos y Consejos

Puedes “quemar” la superficie de la crema catalana. Para ello, espolvorea con un poco de azúcar y, con la ayuda de un soplete de cocina, aplícale calor.

 Información Nutricional

Los postres generalmente son platos con una importante concentración calórica debido a la presencia de cantidades notables tanto de grasa como de azúcar. La crema catalana no es una excepción, y aunque no hay ningún problema en disfrutar de forma esporádica de este sabroso postre, conviene no abusar de su consumo. La presencia de yema de huevo hace que el contenido de grasa y colesterol sea considerable, del mismo modo que ocurre con el azúcar, protagonista de un buen número de postres.
La compota de naranja se ha elaborado también con una buena cantidad de azúcar, que va a elevar el contenido calórico de este postre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina