Podemos añadir a nuestra crema de apio, en el momento de servir, unos dados de pan tostados por encima.
½ kg. de apio
3 patatas
1 cebolla
5 l. de agua y sal
Calorías 19 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.4 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Para un menú saludable, hoy proponemos una rica crema de apio.

Crema de apio

 Así lo cocinamos

Lavamos y pelamos muy bien el apio, la cebolla y las patatas. Troceamos todos estos ingredientes y los vamos metiendo en una olla, junto con el agua y la sal, que pondremos a fuego medio durante más o menos unos 40 minutos.

Pasado este tiempo, pincharemos con un tenedor para ver si nuestros ingredientes están en su punto. Si no es así, dejaremos unos minutos más.

Una vez terminada la cocción, pasaremos todo por una batidora, de forma que quede hecho una crema suave.

Dejaremos reposar unos minutos.

 Trucos y Consejos

Podemos añadir a nuestra crema de apio, en el momento de servir, unos dados de pan tostados por encima.

 Información Nutricional

En cuanto a su aporte nutricional cabe destacar que, aunque el componente mayoritario del apio es el agua (entre un 92 y un 95%), esta hortaliza es generosa en vitaminas y fibra, pero especialmente en minerales y compuestos vegetales que, además de su olor, color y sabor característicos, le proporcionan algunas de sus propiedades terapéuticas más interesantes.

El apio, por ejemplo, aporta una buena dosis de vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico), betacarotenos (provitamina A), vitamina E y cantidades discretas de vitamina C. Lo mismo ocurre con la fibra: el apio la contiene pero otras hortalizas son más generosas a ese respecto. No obstante, la que aporta es suficiente para que contribuya a mejorar el tránsito digestivo e intestinal, prevenir la dispepsia y el estreñimiento, ayudar a reducir los niveles de colesterol en sangre y favorecer el control de la glucemia en los diabéticos, entre otras propiedades.

Pero, si por algo destaca el apio, es por su capacidad para remineralizar el organismo, ya que contiene abundante potasio, sodio (se considera la hortaliza que más aporta) y dosis considerables de calcio, zinc, magnesio, hierro, azufre, fósforo, manganeso, cobre, aluminio y silicio.

Para aprovechar al máximo sus propiedades, es recomendable comerlo crudo, para que sus nutrientes permanezcan inalterados.

Entre los beneficios para la salud se encuentran los siguientes:

-Ayuda a eliminar el exceso de líquidos por su efecto diurético.

-Beneficioso para combatir infecciones, puesto que sus componentes tienen propiedades antibacterianas.

-Es beneficioso para el tracto intestinal, facilita la digestión y es muy recomendable para personas que sufren estreñimiento.

-Ayuda a bajar el colesterol y la hipertensión, además de ser beneficioso para el sistema cardiovascular.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina