El puerro, vegetal protagonista de esta receta, presenta un bajo contenido calórico, por lo que si se consume en preparaciones con poca grasa, puede incluirse perfectamente en dietas de control de peso
8 cigalas
1 kg. de puerros (parte blanca)
2 cebolletas frescas
100 gr. de patata
75 ml. de vino blanco
1 litro de caldo de ave
150 ml. de nata líquida
25 ml. de aceite de oliva virgen
sal y cebollino.
Calorías 85 kcal / 100gr
Proteína 17.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Esta crema, al estar elaborada a base de verduras, nos va a permitir aprovecharnos de todos los beneficios y propiedades de estos alimentos. Además, es un plato que, según en la estación en la que nos encontremos, podremos consumirla tanto frío como caliente.

Crema de puerro con cigalas salteadas

 Así lo cocinamos

Lava bien los puerros y trocéalos junto con las cebolletas. Ahora rehógalos en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Cuando el sofrito esté bien pochado, añade las patatas peladas y troceadas. Rehoga el conjunto durante un par de minutos. Ahora añade el vino blanco y el caldo de ave para dejar cocer a fuego suave hasta que la patata esté bien tierna. Retira del fuego y deja enfriar.
Cuando se haya enfriado, tritura, añade la nata y salpimenta. Por último, pasamos por un colador fino hasta conseguir una crema suave y ligera.
Pela las cigalas, y saltéalas a fuego vivo en una sartén con unas gotas de aceite de oliva. Poner a punto de sal.
Sirve la crema en un plato hondo, coloca las cigalas salteadas en el centro y decora con un poco de cebollino picado, unas tiras de puerro frito y unas gotas de aceite de oliva.

 Trucos y Consejos

Si no dispones de cigalas, puedes emplear también langostinos, gambas, o el marisco que se te antoje.

 Información Nutricional

El puerro, vegetal protagonista de esta receta, presenta un bajo contenido calórico, por lo que si se consume en preparaciones con poca grasa, puede incluirse perfectamente en dietas de control de peso. Esta liliácea es además una buenísima fuente de sustancias beneficiosas para la salud, tales como los compuestos sulfurados, que le confieren su característico olor y que tienen un alto poder antioxidante. Pero los puerros también son ricos en purinas, por lo que deberán consumirse con moderación en caso de padecer gota.
Las patatas, por su parte, van a enriquecer el plato con hidratos de carbono complejos en forma de almidón.
En cuanto a la nata, va a aportar mucha cremosidad a la receta, pero también una importante cantidad de grasa, lo que hace que no sea demasiado indicada para personas que sigan dietas hipocalóricas o de restricción lipídica.
La cigala se caracteriza por su saludable valor nutricional, ya que no aporta demasiadas calorías, es muy rica en proteínas y contiene poca grasa. La única desventaja que presenta su consumo es su moderado contenido en colesterol, algo que deberán tener en cuenta todas aquellas personas que padezcan displemias y problemas coronarios.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina