La presencia de la naranja en nuestra receta va a asegurar una buena cantidad de vitamina C, la cual ejerce una acción antioxidante frente a los radicales libres presentes en el entorno
500 gr. de zanahorias
100 ml. de zumo de naranja natural
ralladura de ½ naranja
1 cebolla
200 ml. de nata líquida
500 ml. de caldo de verduras
100 ml. de aceite de oliva
pimienta negra recién molida y sal.
Calorías 40 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 7 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta crema de zanahoria y naranja, además de ser un plato muy reconstituyente y saciante, está cargada de vitaminas. Por todas estas razones, nos encontramos ante una preparación ideal para estas fechas en las que, más que nunca, debemos fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Crema de zanahoria y naranja

 Así lo cocinamos

Pela la cebolla, córtala en juliana y rehógala en una cazuela baja con un buen chorro de aceite de oliva.
Cuando la cebolla esté bien pochada añadiremos las zanahorias peladas y cortadas en rodajas finas. Rehoga el conjunto con la tapadera puesta y a a fuego suave, hasta que la zanahoria quede blanda.
Incorpora ahora el caldo y deja cocer durante 10 minutos a fuego suave.
Transcurrido este tiempo, pasaremos por el chino para obtener así una crema bien fina.
Vierte la crema de nuevo en la cazuela y añádele el zumo de naranja y la nata líquida.
Salpimenta y dale un último hervor de 5 minutos.
Sirve la crema en tazas individuales y decora con ralladura de naranja y unas hojas de hierbabuena.

 Trucos y Consejos

Si lo deseas, y para reducir el valor calórico de la receta, puedes usar leche en lugar de nata.
Esta sopa queda estupenda si la acompañas con unos daditos de pan tostado.

 Información Nutricional

Las cremas, al igual que las sopas, son reconstituyentes y saciantes, ya que los platos calientes sacian más que los que se toman templados o fríos.
La zanahoria aporta a esta crema una gran cantidad de vitaminas, entre ellas el betacaroteno, pigmento que le da el color naranja característico a esta verdura y que es fundamental para la visión, el buen estado de la piel, los tejidos y para el buen funcionamiento de de nuestro sistema inmunológico. La zanahoria es también una buena fuente de vitamina E, vitamina B3, folatos y minerales como el potasio, el calcio, el fósforo y el yodo. Además, este tubérculo contiene sustancias de acción antioxidante, que contribuyen a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer.
La presencia de la naranja en nuestra receta va a asegurar una buena cantidad de vitamina C, la cual ejerce una acción antioxidante frente a los radicales libres presentes en el entorno y que son responsables innumerables enfermedades degenerativas.
Para elaborar esta crema hemos empleado nata líquida, la cual es rica en grasa y va a incrementar el contenido calórico de la receta.

Base del plato
Estacionalidad
Tipo de cocina