El jamón ibérico, de excelente calidad, va a enriquecer el plato con proteínas de alto valor biológico
4 Patatas nuevas
4 huevos
aceite de oliva
4 lonchas de jamón ibérico
un vaso de vino blanco
cebollino
vinagre
sal y pimienta negra.
Calorías 77 kcal / 100gr
Proteína 1.7 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 16 gr / 100gr
Índice glucémico 65

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Creativa. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Aquí tenéis una delicada y original versión de los huevos con patata y jamón de toda la vida, una receta sencilla pero con un resultado que deleitará a vuestros paladares.

 Así lo cocinamos

La crema de patata: Pon a cocer las patatas en un cazo con abundante agua.
Una vez tengas las patatas cocidas, pélalas con cuidado de no quemarte e introdúcelas en un vaso mezclador (si dispones un robot de cocina, mejor) junto con un buen chorro de aceite de oliva, el vino blanco un poco de pimienta, sal y agua. Tritura todo hasta obtener una crema de patata suave y ligera. No estamos elaborando un puré de patata, así que añade la cantidad de agua suficiente para que nos quede una crema bien líquida.

El huevo poché: Pon a calentar una cazuela baja con agua, sal y abundante vinagre. Antes de que comience a hervir, casca el huevo y viértelo en el agua con mucha delicadeza. Cuando observes que la clara del huevo haya cuajado, retíralo de la cazuela con la ayuda de una espumadera e introdúcelo en un recipiente con agua y hielo. De esta forma evitaremos que el huevo siga cociéndose.

El montaje: Vierte un cazo de cremita de patata en la base de un plato sopero. Ahora deposita el huevo poché con mucho cuidado y, sobre éste, una loncha de jamón ibérico enrollado sobre sí mismo.
Para terminar el plato, espolvorea con un poco de cebollino picado y vierte unas gotas de aceite de oliva sobre la crema.

 Trucos y Consejos

Para darle un punto más sofisticado y elegante a este plato puedes añadirle, justo antes de servir, unas cuantas gotas de aceite de trufa blanca. No es difícil de encontrar y combina deliciosamente con la patata y el huevo.

 Información Nutricional

Normalmente, las patatas las encontramos como acompañamiento de distintos platos. Sin embargo, en esta receta la patata es el principal protagonista.
Este tubérculo se caracteriza por ser rico en hidratos de carbono complejos (almidón).
El huevo contiene en su clara proteínas de gran valor biológico. La yema, por su parte, es rica en vitaminas, colesterol y grasa.
El jamón ibérico, de excelente calidad, va a enriquecer el plato con proteínas de alto valor biológico.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina