Estas croquetas tienen la ventaja de estar cocinadas en el horno, con lo que nos estamos ahorrando el incremento de calorías que supone freírlas en aceite
1 pechuga de pollo cocida
½ litro de salsa bechamel espesa
1 huevo
1 cucharada sopera de Maizena
1 cucharada sopera de Tahini (pasta de sésamo)
pan rallado
4 cucharadas soperas de semillas de sésamo y una cucharada sopera de semillas de amapola (opcional).
Calorías 113 kcal / 100gr
Proteína 20.6 gr / 100gr
Grasa 3.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Empezaremos nuestra receta elaborando la salsa bechamel: Picamos media cebolla finamente y la pochamos en una cazuela baja junto con una nuez de mantequilla.

*Imagen cedida por Inmaculada Lucas www.panyvarios.com

 Así lo cocinamos

Cuando la cebolla tenga un aspecto transparente añadimos 5 cucharadas de harina y rehogamos el conjunto durante un par de minutos. Vertemos ahora la leche, salpimentamos y bajamos el fuego. Cocinamos la bechamel, sin parar de remover con una varilla o cuchara de madera, hasta obtener una salsa bechamel bastante espesa.
Una vez tengamos nuestra salsa bechamel lista, incorporaremos la pechuga de pollo cocida y picada.
Extendemos la masa de croquetas sobre una bandeja y dejamos enfriar en el frigorífico hasta que ésta quede con una textura bien consistente.
Con la masa de croquetas ya enfriada, nos dispondremos a formar nuestras croquetas.
Preparamos dos mezclas distintas para el rebozado: La primera, con el huevo, la Maizena y el tahini; la segunda, con el pan rallado y las semillas de sésamo y amapola.
Pasamos las croquetas por la mezcla elaborada con el tahini. Luego las pasamos por el pan rallado y las semillas.
Una vez rebozadas las croquetas, disponemos éstas en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado (papel vegetal) y horneamos a 180ºC hasta que queden bien doradas.

 Trucos y Consejos

Antes de introducir la masa de croquetas en el frigorífico, cubre ésta con film transparente. Así evitarás que la superficie de la masa se reseque y forme esa costra que resulta tan desagradable a la hora de liar las croquetas.
Si quieres que tu masa de croquetas quede más sabrosa, añádele a la bechamel el caldo de haber cocido la pechuga de pollo.

 Información Nutricional

Las croquetas son uno de los aperitivos más consumidos y apreciados por las familias españolas y, en particular, por los más pequeños de la casa.
Pero debemos tener en cuenta que la base de las croquetas es una salsa bechamel, elaborada con mantequilla y harina. Esto convierte a las croquetas en un plato bastante calórico, por lo que deberán consumirse con moderación.
En esta ocasión, hemos elaborado las croquetas con carne de pollo, la cual es una buena fuente de proteínas con un alto valor biológico. Además, la cebolla que hemos empleado para preparar la salsa bechamel es rica en sustancias de acción antioxidante, muy beneficiosas para la salud.
Estas croquetas tienen la ventaja de estar cocinadas en el horno, con lo que nos estamos ahorrando el incremento de calorías que supone freírlas en aceite.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina