Coloca las croquetas sobre papel absorbente una vez fritas, para que suelten el exceso de aceite.
½ kg. de atún en aceite
1 cebolla
5 cucharadas soperas de harina
½ l. de leche
pimienta molida
pan rallado
aceite de oliva
sal y 1 huevo
Calorías 226 kcal / 100gr
Proteína 21 gr / 100gr
Grasa 15.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Prepara unas deliciosas croquetas caseras de atún siguiendo esta receta.

Croquetas de atún

 Así lo cocinamos

Picamos el atún. En una sartén amplia sofreímos las cebollas hasta que comiencen a dorar y a continuación añadimos el atún. Salpimentamos. Rehogamos durante unos minutos.

Incorporamos la harina y seguimos rehogando.

Echamos la leche y dejamos cocer a fuego lento sin dejar de remover hasta que la masa comience a espesar.

Colocamos en una bandeja y dejamos enfriar.

Pasado este tiempo cortamos pequeñas porciones de masa, pasándolas por huevo batido y pan rallado, dándoles la forma.

Finalmente freímos las croquetas en aceite muy caliente.

 Trucos y Consejos

Coloca las croquetas sobre papel absorbente una vez fritas, para que suelten el exceso de aceite.

 Información Nutricional

El atún es rico en proteínas de alta calidad y es una excelente fuente de nutrientes fundamentales para nuestro organismo, como lo es el selenio, el magnesio y el potasio, por no mencionar el complejo de vitamina B y los ácidos grasos esenciales omega–3 que nos aporta.

El omega-3 ayuda al sistema cardiovascular, ayudando en la prevención de los ritmos irregulares del corazón, lo que hace menos probable que se formen coágulos en sangre, mejorando la proporción de colesterol bueno (HDL). Además, facilita una mayor variabilidad entre los latidos del corazón, por lo que los ácidos grasos omega-3 reducen el riesgo de arritmia y / o muerte súbita.

La alta cantidad de vitamina B6 que se encuentra en el atún, junto con el ácido fólico, reduce los niveles de homocisteína, un compuesto subproducto del ciclo de metilación. Los altos niveles de homocisteína son muy perjudiciales para las paredes arteriales, un factor importante de riesgo para la aterosclerosis.

A través de sus altos niveles de omega-3, el atún reduce los niveles de triglicéridos, los cuales están asociados con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Los ácidos grasos poliinsaturados Omega–3 ayudan a prevenir y controlar la presión arterial y puede reducir el riesgo de fibrilación auricular, el tipo más común de arritmia cardíaca, especialmente en los ancianos.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina