Este plato está indicado para todas las edades sobre todo para los más pequeños y los más mayores, ya que, debido a la facilidad de masticación que presenta, es una fantástica idea para ofrecer una buena fuente de energía y nutrientes constructores a personas que presentan dificultades para comer con normalidad
1 litro de leche, 125 gr. de harina, 125 gr. de mantequilla, 100 gr. de queso curado. Para el empanado: Harina, pan rallado, 3 huevos.
Calorías 380 kcal / 100gr
Proteína 28.2 gr / 100gr
Grasa 29.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Atrévete con estas originales croquetas de queso curado. Son sencillísimas de elaborar y, tanto calientes como frías, son un bocado exquisito…

 Así lo cocinamos

Comenzamos la receta rallando el queso y reservándolo.
Pon a derretir la mantequilla en una cazuela. Una vez fundida, incorpora la harina y rehógala, sin que llegue a dorar demasiado. Ahora ve añadiendo la leche caliente poco a poco, removiendo continuamente para evitar que se formen grumos.
Una vez tengamos la bechamel lista, agrega el queso rallado y remueve para que quede bien integrado.
Pon a punto de sal la masa y extiéndela en una bandeja untada con mantequilla. Dejamos enfriar.
Cuando la masa ya esté fría, formamos las croquetas con las manos y las pasamos por harina, huevo y pan rallado (en ese mismo orden).
Una vez rebozadas las croquetas, las freímos en abundante aceite de oliva caliente hasta que estén doradas. Deposítalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

 Trucos y Consejos

Para elaborar estas croquetas puedes usar el queso que más te guste. Prueba hacerlas con queso azul, verás que ricas!

 Información Nutricional

Las croquetas ocupan un lugar especial en nuestra tradición culinaria, debido sobre todo a su versatilidad, ya que se pueden preparar con los más diversos ingredientes y adquirir sabores y características gastronómicas diferentes, manteniendo siempre su carácter de alimento reconstituyente y energético.
En este caso el alimento protagonista es el queso, que contribuye nutricionalmente con proteínas de alta calidad, minerales como el calcio y el potasio, vitaminas A, B1 y B2 y grasas saturadas.
Este plato está indicado para todas las edades sobre todo para los más pequeños y los más mayores, ya que, debido a la facilidad de masticación que presenta, es una fantástica idea para ofrecer una buena fuente de energía y nutrientes constructores a personas que presentan dificultades para comer con normalidad.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina