La morcilla es rica en hidratos de carbono, grasas de origen animal y sangre, que convierte a este alimento en una importante fuente de hierro
1 morcilla de cebolla, 4 hojas de pasta para rollito de primavera. Para el puré de manzana: 2 manzanas reineta, el zumo de medio limón y su ralladura, ½ cucharadita de canela en polvo, una nuez de mantequilla, una pizca de azúcar moreno, una pizca de sal.
Calorías 419 kcal / 100gr
Proteína 4.3 gr / 100gr
Grasa 42.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.9 gr / 100gr

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Hoy cerramos nuestro recetario con unos simpáticos crujientes de morcilla con puré de manzana, un entrante diferente y original con el cual podrás sorprender a tus invitados. Esperamos vuestros comentarios!

Crujientes de morcilla con puré de manzana

 Así lo cocinamos

El puré de manzana: Pela las manzanas, retírales los corazones e introdúcelas en el horno durante 30 minutos a 150ºC. Transcurrido este tiempo, las manzanas deben estar asadas. Entonces, trocéalas y tritúralas junto con la sal, el azúcar, la mantequilla, la canela, el zumo de limón, la ralladura y un poco de agua. Coloca el resultado en una cazuela y cocina a fuego muy suave durante 10 minutos.
Retírale la “tripa” a la morcilla y desmenúzala. Ahora extiende una hilera de morcilla sobre cada hoja de pasta. Enrolla la pasta con la morcilla hasta conseguir un canutillo fino y alargado.
Fríe los canutillos en aceite de oliva caliente hasta que queden con un dorado uniforme.
Acompaña estos crujientes de morcilla con el puré de manzana antes preparado.

 Trucos y Consejos

Una vez frías los canutillos de morcilla, deposítalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Para que no se desenrollen los canutillos al freírlos, pinta el extremo de cada hoja de pasta con un poco de huevo batido.

 Información Nutricional

La morcilla es rica en hidratos de carbono, grasas de origen animal, que nos van a aportar ácidos grasos saturados, y sangre, que convierte a la morcilla en una importante fuente de hierro.
Este producto posee un contenido calórico bastante elevado, dato que deberá tenerse en cuenta en caso de estar siguiendo una dieta de control de peso. También contiene mucho sodio, por lo que tampoco conviene consumirla si se padece de  hipertensión.
En cuanto a la manzana, destaca tanto su capacidad laxante como astringente, es decir, que puede tomarse tanto en caso de estreñimiento como de diarrea. Las manzanas asadas están además indicadas para aquellas personas que deben llevar una dieta blanda, ya que son más digeribles que la pieza de fruta cruda. Eso sí, debemos tener en cuenta que para la elaboración del puré de manzana hemos empleado mantequilla, la cual va a elevar el contenido calórico de la receta.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina