La endibia destaca por su elevado contenido en agua, que va a provocar que su valor calórico sea muy reducidoL
4 endibias
1 tomate
250 gr. de queso fresco
50 gr. de anacardos
aceite de oliva virgen extra
vinagre de Jerez
sal y perejil fresco.
Calorías 23 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.6 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Ensaladas y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta ensalada de endibias se prepara en menos de 10 minutos. Además, es realmente saludable y muy idónea para consumir en estos días donde el calor comienza a apretar.

Endibias con vinagreta de tomate y queso fresco

 Así lo cocinamos

Lava muy bien las hojas de endibia, sécalas con papel absorbente y resérvalas en una fuente.
Para la vinagreta de tomate: Con la ayuda de un cuchillo pequeño y afilado, retira el pedúnculo del tomate. Ahora córtalo en daditos muy pequeños, que aliñaremos con aceite de oliva, vinagre de Jerez y una pizca de sal.
Rocía las hojas de endibia con la vinagreta de tomate, añade unos daditos de queso fresco y unos cuantos anacardos.
Por último, decora con unas hojas de perejil fresco.
Reserva la ensalada en la nevera antes de servirla bien fría.

 Trucos y Consejos

Si lo deseas, puedes sustituir el queso fresco por queso azul, que va genial con las endibias y el tomate. Asimismo, puedes usar otros frutos secos (nueces, cacahuetes, pipas, etc.) en lugar de los anacardos.

 Información Nutricional

Las endibias son una estupenda fuente de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante, que nos ayudan a combatir los radicales libres en el entorno y que son responsables de una multitud de enfermedades degenerativas. Además, este vegetal destaca por su elevado contenido en agua, que va a provocar que su valor calórico sea muy reducido.
En esta receta acompañamos las endibias con queso fresco, anacardos y una vinagreta de tomate. El queso fresco va a aportar proteínas y grasa, así como calcio, fundamental para el fortalecimiento de los huesos. Los anacardos, por su parte, además de conferirle un punto de textura a la ensalada, enriquecerán el plato con grasas insaturadas, que nos van a ayudar a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina