Un plato a base de endibias, bechamel, jamón y queso, para ocasiones especiales, con el que deleitar a nuestros invitados
8 endibias
8 lonchas de jamón york
50 gr. de margarina
50 gr. de harina
1 litro de leche
8 cucharadas de queso rallado
nuez moscada
pimienta blanca y sal.
Calorías 23 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.6 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

El primer paso de nuestra receta será cocer las endibias en abundante agua con sal. Una vez estén tiernas, las sacaremos del agua y escurriremos.

 Así lo cocinamos

Elaboramos la bechamel: Derretimos la margarina en una cazuela. Una vez derretida, incorporamos la harina y la refreímos. Vertemos un poco del agua de cocción de las endibias y la leche. Salpimentamos y condimentamos con un poco de nuez moscada. Cocinamos a fuego lento sin parar de remover, hasta que nos quede una bechamel suave y ligera.
Disponemos las endibias en una fuente apta para hornos, colocamos unas tiras de jamón Cork sobre ellas y salseamos con la bechamel ligera.
Para finalizar, espolvoreamos con el queso rallado y gratinamos en el horno hasta que adquieran un bonito color dorado. Servir bien caliente.

Al elaborar la bechamel, refreímos la harina con la margarina (o mantequilla). Esto lo hacemos por dos motivos: Para deshacer la harina y evitar que nos quede una bechamel con grumos, y para cocinarla. Si no la cocinásemos previamente podría resultar indigesta.

 Trucos y Consejos

Un truco muy simple, pero muy práctico, a la hora de elaborar la bechamel es emplear una varilla. Con este utensilio, y removiendo constantemente, nos aseguraremos una salsa bechamel bien fina y homogénea.

 Información Nutricional

Un plato a base de endibias, bechamel, jamón y queso, para ocasiones especiales, con el que deleitar a nuestros invitados. Esta receta es de alto valor calórico, debido a que va acompañada de bechamel y queso rallado, sin olvidar la grasa del jamón york que se emplea como ingrediente. Lo ideal sería que en la misma comida, el segundo plato fuese una carne o un pescado magros de elaboración sencilla (plancha, brasa, horno), o bien, emplearla como un segundo plato y que de primero hubiese una sopa o crema o verdura o ensalada sencillas, para evitar un consumo excesivo de grasas saturadas, colesterol y proteínas animales. Es adecuada para todas las edades, pero no para aquellas personas que siguen dietas para adelgazar, padecen de celiaquía (de no ser que elaboren la bechamel con maicena y que el jamón sea de categoría extra) y para quienes tienen que controlar la grasa de su alimentación, así como para las personas hipertensas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina