El arroz, que es el ingrediente protagonista de esta ensalada, es una excelente fuente de hidratos de carbono complejos, que se manifiestan en forma de almidón
300 gr. de arroz
16 gambas
16 mejillones
1 tomate de ensalada
1 cebolleta
100 gr. de guisantes cocidos
un chorrito de vino blanco
aceite de oliva
vinagre de Jerez
dos cucharadas de mostaza de Dijon
pimienta negra recién molida y cebollino.
Calorías 88 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 0.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Ensaladas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La siguiente receta que os proponemos hoy es una deliciosa ensalada de arroz con gambas y mejillones, un plato que, debido a la variedad de ingredientes que lo componen, se convierte en una receta muy completa desde el punto de vista nutricional.

Ensalada de arroz con gambas y mejillones

 Así lo cocinamos

Pon a cocer el arroz en una olla con abundante agua hirviendo y sal.
Mientras se cuece el arroz, corta el tomate y la cebolleta en daditos.
Los mejillones los limpiaremos bien, retirándoles las “barbas” e incrustaciones que puedan tener. Una vez limpios, colócalos en una cazuela con un chorrito de vino blanco, pon la tapadera y espera a que se abran. Cuando se hayan abierto, sepáralos de su concha y resérvalos.
Pela las gambas y saltéalas a fuego vivo en una sartén con unas gotas de aceite de oliva.
Una vez el arroz esté cocido, lávalo bajo el grifo para eliminar el almidón, escúrrelo y mézclalo en un bol con los guisantes cocidos y los daditos de tomate y cebolleta.
Aliña la ensalada con una vinagreta de mostaza, que resultará de mezclar la mostaza con el aceite, el vinagre y una pizca de pimienta negra en grano.
Emplata la ensalada aliñada y añade los mejillones y las gambas salteadas.
Decoramos con cebollino fresco.

 Trucos y Consejos

Para que el arroz quede bien sabroso y tome el sabor de la vinagreta de mostaza, lo ideal es que lo dejemos reposar en el frigorífico, tapado con film transparente, durante al menos 1 hora. Eso sí, al ser una ensalada templada, las gambas y los mejillones deberemos añadirlos a la hora de emplatar, bien calientes.

 Información Nutricional

Nos encontramos ante una receta muy completa desde el punto de vista nutricional.
El arroz, que es el ingrediente protagonista de esta ensalada, es una excelente fuente de hidratos de carbono complejos, que se manifiestan en forma de almidón.
El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso.
En cuanto a las gambas, muy nutritivas y con muy poca grasa, van a aportar más  proteínas de calidad a la receta. Eso sí, no debemos olvidar que éstas, al igual que los mejillones, poseen un contenido relativamente alto en purinas y colesterol.
En esta ensalada también encontramos tomate, guisantes y cebolleta, que son una importante fuente de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina