Añade unas aceitunas para decorar esta ensalada.
½ kg. de patatas cocidas
3 naranjas
1 cebolla pequeña
pimienta molida
aceite de oliva
vinagre y sal
Calorías 80 kcal / 100gr
Proteína 2.5 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 18 gr / 100gr
Índice glucémico 95

Este plato, está cocinado con una base de Ensaladas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy os proponemos una ensalada cargada de vitaminas ideal para esta época del año.

Ensalada de patatas con naranja

 Así lo cocinamos

En una fuente colocamos las patatas cocidas y las naranjas, previamente peladas y troceadas.

Picamos también la cebolla y la incorporamos a la fuente.

Aliñamos todo con pimienta, aceite de oliva, vinagre y sal y servimos.

 Trucos y Consejos

Añade unas aceitunas para decorar esta ensalada.

 Información Nutricional

La naranja es rica en vitamina C o ácido ascórbico, beta-caroteno y bioflavonoides; lo que convierte a esta fruta en un alimento muy recomendado para la prevención del cáncer. Es una fruta con bajo contenido en grasa y también bajo valor calórico.

Es buena para los dolores de garganta y encías doloridas, así como para prevenir o combatir los resfriados.

Asimismo, la naranja es excelente contra los problemas circulatorios y las venas varicosas, al tener componentes que fortalecen los vasos sanguíneos. Previene el escorbuto.

Es rica en vitaminas A, B1, B2, y C y también en sales minerales como el potasio, calcio y fósforo.

Tiene propiedades diuréticas, antirraquíticas y posee propiedades preventivas y curativas.

En las naranjas maduras la mayor parte del ácido ha sido transformado en azúcar de fácil digestión. La naranja madura es mucho más nutritiva.

Esta fruta estimula el sistema nervioso, es eficaz contra las convulsiones nerviosas, jaquecas, calambres, insomnio y depresiones. Es laxante por su celulosa y desinfectante del intestino por su ácido cítrico, de ahí su insustituible utilidad en las enfermedades febriles de origen intestinal. Empezar el desayuno con un buen zumo de naranja es siempre bueno y casi imprescindible cuando llega el otoño y la bajada de las temperaturas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina