El sabor de la quinoa recuerda bastante al del arroz integral, aunque su textura es mucho más fina, similar a la del cuscús
250 gr. de quínoa
1 pimiento verde
½ pimiento rojo
1 cebolleta
1 lata de anchoas en aceite de oliva
zumo de limón
albahaca
hierbabuena
perejil
brotes de soja
aceite de oliva y sal.
Calorías 240 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 41 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Ensaladas y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Hoy os proponemos una ensalada diferente. Para su elaboración hemos empleado quínoa, un cereal poco común en nuestras cocinas y que posee unas características nutricionales muy interesantes.

Ensalada de quínoa

 Así lo cocinamos

En primer lugar lava la quínoa. Ahora colócala en una cazuela y cúbrela con agua fría (2,5 partes de agua por una de quínoa). Pon la tapadera y deja cocer a fuego suave durante 10-15 minutos.
Mientras se cuece la quínoa, corta los pimientos y la cebolleta en brunoise, es decir, en daditos pequeños.
Ahora prepara la vinagreta de anchoas. Para ello, escurre las anchoas e introdúcelas en un vaso mezclador con las hierbas aromáticas, zumo de limón y aceite de oliva. Tritura hasta obtener una mezcla homogénea y bien emulsionada.
Una vez tengas la quínoa cocida, escúrrela y colócala en un bol con los pimientos y la cebolleta. Añade la vinagreta de anchoas y mezcla bien.
Tapa el bol con film transparente y deja reposar en el frigorífico durante un par de horas.
Emplata la ensalada con la ayuda de un “timbal” o cortapastas y acompaña con unos brotes de soja.

 Trucos y Consejos

Sabremos si la quínoa está cocida cuando ésta presente una apariencia translúcida.

 Información Nutricional

La quinoa es un alimento poco común en nuestra gastronomía. Su sabor recuerda bastante al del arroz integral, aunque su textura es mucho más fina, similar a la del cuscús. Es rica, al igual que el resto de los cereales, en hidratos de carbono y proteínas vegetales. También es fuente de vitaminas (C, E, B1, B2 y niacina) y minerales (calcio, hierro, fósforo y magnesio). Además, al no contener gluten, puede incluirse en la dieta de los celíacos. En este caso, al acompañarla con verduras, se consigue que el plato sea ligero y muy saludable gracias al contenido en vitaminas, minerales, fibra y sustancias con acción antioxidante que presentan las verduras.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina