Para equilibrar el menú puedes acompañar la carne con una ensalada de hojas verdes y tomate
4 entrecots de buey
4 patatas
aceite de oliva
pimienta negra recién molida
nuez moscada
una nuez de mantequilla y sal.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

La siguiente receta está dedicada a los amantes de la carne, y demuestra como con tan pocos ingredientes puede obtenerse un plato realmente sabroso y muy vistoso. Buen provecho!

 Así lo cocinamos

Pon a cocer las patatas. Una vez estén semicocidas, las pelaremos y rallaremos. Añade una nuez de mantequilla a la patata rallada y condimenta con una pizca de nuez moscada, pimienta negra y sal. Remueve bien y, con ayuda de las manos, prepara unas “minitostitas” circulares y no demasiado gruesas. Reservamos.
El entrecot lo cocinaremos con unas gotas de aceite de oliva en una parrilla o sartén antiadherente, hasta que quede bien dorado por ambas caras y poco hecho por dentro. Una vez fuera del fuego, ponemos a punto de sal y pimienta y reservamos.
Las tostitas de patata las cocinaremos en una plancha o sartén antiadherente hasta que queden bien doraditas.

 Trucos y Consejos

La forma ideal de consumir la carne de buey es poco hecha, ya que de esta manera resultará muy tierna y jugosa. De todas formas, si la prefieres más cocinada, dale el punto deseado al entrecot introduciéndolo en el horno.

 Información Nutricional

Como norma general, se le llama buey al animal bovino castrado que tiene unos tres o cuatro años, o en el caso de ser hembra, cuando no ha sido fecundada. Las diferencias que presenta esta carne con la de ternera son considerables: es mucho más roja, pastosa y compacta. Además, es una carne muy rica en proteínas, y nos aporta una gran cantidad de aminoácidos esenciales que son necesarios para nuestro organismo. La carne de buey contiene también un gran valor nutritivo, ya que posee una gran cantidad de sales minerales como el potasio, el fósforo o el magnesio, y es muy rica en vitamina B12.
Por su parte, la patata que hemos empleado para hacer las tostitas va a aportarnos una buena dosis de energía, pues ésta es rica en hidratos de carbono complejos en forma de almidón.
Para equilibrar el menú puedes acompañar la carne con una ensalada de hojas verdes y tomate.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina