Las espinacas son una muy buena fuente de vitaminas, minerales, entre los que destacan el calcio y el magnesio
750 gr. de espinacas frescas
½ cebolla
queso rallado para gratinar
60 gr. de harina
60 gr. de mantequilla
1 litro de leche
sal
pimienta negra y nuez moscada.
Calorías 21 kcal / 100gr
Proteína 2.6 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

 A continuación cocinamos unas deliciosas espinacas al gratén, una receta nutritiva, sabrosa y, sobretodo, muy sencilla de preparar.

Espinacas al gratén

 Así lo cocinamos

Pica la cebolla y sofríela en una sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez pochada, añade a la sartén las espinacas previamente lavadas. Rehoga el conjunto durante unos instantes y coloca la tapadera. Deja cocinar hasta que las espinacas pierdan su rigidez y presenten un color verde intenso. Ponemos a punto de sal y reservamos.

La bechamel: Pon a calentar la leche en un cazo. Mientras tanto, derrite la mantequilla en una cazuela y añádele la harina. Esta última debemos rehogarla con la mantequilla, pero sin que llegue a coger demasiado color.
Cuando hayamos conseguido una pasta con la mantequilla y la harina (a esto se le llama roux), iremos vertiendo la leche caliente poco a poco y sin parar de remover para evitar la aparición de grumos.
Cocínala a fuego lento, y sin cesar de remover hasta que nos quede una crema bien fina y homogénea.
La bechamel ya está lista, y sólo faltaría ponerla a punto de sal, pimienta negra y nuez moscada.

Junta las espinacas rehogadas con la bechamel, mezcla bien y vierte en una fuente de horno. Espolvorea con abundante queso rallado e introduce en el horno precalentado a 180ºC hasta que la superficie quede bien dorada.

 Trucos y Consejos

Una buena manera de cocer las espinacas es en el microondas. Así, las espinacas se cocinan con su propia agua de constitución, que comprende un 90% de su composición, de manera que sus nutrientes quedan prácticamente intactos. Eso sí, éstas deben estar bien tapadas para que no pierdan nada de humedad. Un paquete de 300 gr. tarda en cocinarse sólo 4 minutos a potencia máxima. Una vez cocinadas, escúrrelas bien y cocínalas como más te gusten.

 Información Nutricional

Las espinacas, protagonistas de la receta que acabamos de cocinar, son una muy buena fuente de vitaminas, minerales, entre los que destacan el calcio y el magnesio. Además de estos nutrientes, las espinacas también contienen una importante cantidad de sustancias de acción antioxidante, las cuales van a ejercer un efecto muy beneficioso sobre nuestra salud.
En la bechamel intervienen ingredientes como la harina y la mantequilla, que van a enriquecer esta salsa con energía procedente de los hidratos de carbono complejos y grasa, respectivamente. Por ello, nos encontramos ante una salsa algo calórica, si bien se puede reducir el contenido graso de la salsa empleando leche desnatada.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina