Si quieres obtener una receta más ligera y adaptarla a dietas bajas en calorías, elabora la bechamel con leche desnatada y no abuses de la cantidad
750 gr. de espinacas
½ cebolla
2 dientes de ajo
4 lonchas de jamón serrano
aceite de oliva y sal Salsa bechamel: 60 gr. de mantequilla
60 gr. de harina
½ litro de leche
sal
nuez moscada y pimienta blanca recién molida.
Calorías 21 kcal / 100gr
Proteína 2.6 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta receta presenta un modo muy original y atractivo de consumir las espinacas, sobre todo para los más enanos de la casa, que no suelen llevarse del todo bien con estos verdes vegetales.

Espinacas con bechamel y jamón

 Así lo cocinamos

Corta la cebolla y el ajo en brounoisse (daditos muy pequeños) y sofríelos en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Cuando empiecen a dorarse, agrega las hojas de espinacas previamente escaldadas y cortadas.
Añade una pizca de sal y saltea durante unos instantes.
Vierte un poco de agua, sin llegar a cubrir las espinacas, y cocinamos con tapadera durante 15 minutos.
Transcurrido ese tiempo, escurrimos las espinacas y reservamos.
Elaboramos la salsa bechamel: Derrite la mantequilla en un cazo, añade la harina y cocina hasta que ésta quede bien disuelta e integrada en la mantequilla. A continuación, vierte la leche hirviendo, salpimienta y condimenta con la nuez moscada.
Cocina a fuego suave y no pares de remover (con una varilla o cuchara de palo) durante 10 minutos.
El resultado debe ser una salsa ligera y homogénea, sin grumos.
Con la ayuda de una flanera individual, coloca un “castillito” de espinacas salteadas sobre un plato. Salsea con la bechamel y termina con una loncha de jamón serrano.

 Trucos y Consejos

A estas espinacas le van muy bien unos cuantos piñones. Puedes saltearlos junto con la cebolla y el ajo, antes de incorporar las espinacas.

 Información Nutricional

Las espinacas, protagonistas de la receta que acabamos de cocinar, son una muy buena fuente de vitaminas, minerales, entre los que destacan el calcio y el magnesio. Además de estos nutrientes, las espinacas también contienen una importante cantidad de sustancias de acción antioxidante, las cuales van a ejercer un efecto muy beneficioso sobre nuestra salud.
Pero debemos tener en cuenta que estas espinacas van acompañadas de una salsa bechamel, elaborada con harina y mantequilla, lo cual va a elevar notablemente el valor calórico de la receta.
Si quieres obtener una receta más ligera y adaptarla a dietas bajas en calorías, elabora la bechamel con leche desnatada y no abuses de la cantidad.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina