Tradicional guiso de cazadores, ideal para entonar el cuerpo durante los más fríos días de invierno
1 kg. de carne de jabalí
3 patatas medianas
1 pera blanquilla
1 manzana goleen
1 zanahoria
1/2 cebolla grande
1 atadillo de hierbas aromáticas
1/2 vaso de aceite de oliva
1/2 botella de vino tinto
1 hoja de laurel
sal y pimienta.
Calorías 162 kcal / 100gr
Proteína 19.5 gr / 100gr
Grasa 9.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Troceamos la carne en dados, como para cualquier estofado, y la disponemos en un recipiente, preferentemente en una cazuela de barro.
Pelamos y troceamos las manzanas y las peras. Echamos éstas en la cazuela junto con las zanahorias, cortadas en rodajas, y la cebolla, pelada y cortada en trozos irregulares. Añadimos las hierbas aromáticas y el vino, de forma que lo cubra todo.
Tapamos la cazuela y dejamos macerar en un lugar fresco, o en el frigorífico, durante dos días.

Estofado de jabalí

 Así lo cocinamos

Transcurrido ese tiempo, colamos la marinada recogiendo el vino, el cual reservamos.
Del resto de ingredientes que quedan en el colador, separamos, por una parte, la carne y, por otra, las zanahorias y los gajos de cebolla, desechando los trozos de pera, de manzana y las hierbas aromáticas.
Ponemos una cazuela de barro al fuego con el aceite y añadimos los trozos de carne, de forma que se vayan rehogando. Cuando la carne esté bien rehogada, se le añade el vino, las zanahorias, la cebolla y el laurel que hemos utilizado en la marinada.
Cuando rompa a hervir, bajamos el fuego y dejamos a fuego lento y tapado, entre 45 minutos y 1 hora, hasta que la carne esté tierna.
Si durante este tiempo el caldo se reduce en exceso, se puede añadir agua caliente.
Una vez que la carne esté tierna, añadimos las patatas cascadas (se inicia el corte del trozo de patata y entonces se gira el cuchillo, dando un suave tirón para que se rompa la patata), de esta forma se ayuda a que espese la salsa.
En temporada, se pueden poner también rovellones, guisantes, alcachofas, etc, como guarnición.
Se añade sal y pimienta al gusto, y se deja hervir a fuego lento durante al menos media hora más para que espese.

Como en cualquier receta de caza, es conveniente esperar unos días después de la muerte del animal antes de cocinarla para que la carne pierda fuerza.
Si se tiene congelada, sacamos del congelador y ponemos en la parte más baja del frigorífico, durante al menos 24 horas, para que se descongele lentamente.

 Información Nutricional

El jabalí pertenece a la familia del cerdo pero posee características propias. Al igual que el segundo, es rico en proteínas, aunque aporta menos grasas y su carne es algo más dura, por lo que el tiempo de cocción suele ser más prolongado. Al igual que el resto de las carnes de caza, el jabalí se suele cocinar acompañado de frutas. En este caso, la receta lo combina con la pera y la manzana, ambas ricas en fibra y azúcares simples.
La caza en general no debe ser consumida en exceso por personas con gota, ya que su abuso puede aumentar los niveles de ácido úrico en la sangre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina