Un aperitivo perfecto
½ kilo de mejillones
1 cebolla pequeña
1 pimiento verde
1 huevo cocido
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de harina
1 cucharada de mantequilla
¼ de litro de leche
harina
huevo
pan rallado
sal y pimienta.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

 Así lo cocinamos

Comenzamos limpiando y abriendo los mejillones al vapor.
En una sartén con un poco de aceite de oliva y mantequilla, pochamos un poco de cebolla y pimiento verde finamente picados. Cuando esté todo bien pochado, añadiremos la harina, dejando que ésta se disuelva. Ahora añadimos la leche poco a poco hasta obtener una bechamel, a la cual le agregaremos un huevo cocido y picado, la carne de los mejillones y, si loo deseamos, jamón, gambas, setas…

Rellenamos las conchas de los mejillones con este relleno y dejamos enfriar en la nevera para que la masa se solidifique.
Una vez fríos los mejillones, los pasamos por harina, huevo y pan rallado. Los freímos en abundante aceite caliente.
Una vez hayan alcanzado un bonito color dorado, los sacamos y depositamos sobre papel de cocina para que, de esta manera eliminemos todo el exceso de aceite. Emplatamos y acompañamos de una cuchara de postre para su fácil consumo.

A la hora de freír las conchas rellenas, es conveniente hacerlo por la parte del relleno. De esta forma evitaremos que la masa se separe de la concha y se deshaga la bechamel.

 Trucos y Consejos

En realidad, este relleno no deja de ser una croqueta, por lo que el aceite en el cual vayamos a realizar la fritura debe estar a una temperatura muy elevada (entre 180ºC y 200 ºC).

 Información Nutricional

Los mejillones son moluscos de carne firme y exquisito sabor. Se caracterizan por ser una fuente excelente de proteínas. La bechamel aporta grasas y calcio al plato, además de los hidratos de carbono de la harina. Esta forma de cocinar los mejillones hace que absorban mucho aceite, por lo que conviene escurrirlos muy bien con papel de cocina.

El resto de los ingredientes (jamón, huevo cocido, gambas y bacalao) aportan más proteínas y grasas. Es un plato muy calórico, por lo que se aconseja consumirlo con moderación.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina