La gallina es un ave que destaca por su sabrosa carne
Una gallina de un kilo troceada
un vaso de vino blanco
2 dl. de aceite oliva de 0´4
100 gr. de harina para rebozar
10 almendras crudas
una yema de huevo crudo
dos yemas cocidas
100 gr. de cebolla
1 diente de ajo
1 ramita de perejil
1 hoja de laurel
sal
pimienta negra molida y 3 dl. de caldo.
Calorías 232 kcal / 100gr
Proteína 17.3 gr / 100gr
Grasa 18 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Aunque de origen no muy claro, parece muy probable que este plato tenga raíces árabes, tanto por el método de cocinado como por parte de sus ingredientes. Aprende hoy con nosotros a preparar esta ancestral receta.

Gallina en pepitoria

 Así lo cocinamos

Salpimenta los trozos de gallina y enharínalos. Ahora fríelosen una sartén con aceite muy caliente y, una vez dorados,escúrrelos sobre papel de cocina.
Introducimos en una cazuela.
En la sartén dejaremos un poco de aceite para sofreír la cebolla bien picada. Cuando esté dorada, la vertemos en la cazuela añadiendo también el agua y el vino hasta cubrir la gallina, además del laurel y el perejil.
Dejamos cocer durante tres cuartos de hora o más si se precisa, y se remueve con frecuencia para que no se pegue la harina.
Escaldamos las almendras para quitarles la piel y las picamos junto con el ajo y las dos yemas de huevo cocido. Lo mezclamos dentro de un poco de caldo caliente y lo agregamos a la gallina que se cuece en la cazuela.
Servimos y acompañamos con unas rebanaditas de pan tostado.

 Trucos y Consejos

Este plato, al igual que todos los guisos, estará mucho más sabroso si se consume al día siguiente.

 Información Nutricional

La gallina es un ave que destaca por su sabrosa carne. En esta tradicional preparación y como ingrediente principal, aporta a la comida diversos nutrientes como las proteínas de calidad, grasas saturadas, vitaminas (B12, B2, B6 y vitamina A) y minerales (potasio, magnesio, fósforo y hierro).
En este plato, en el que si se tiene cuidado con el aceite del sofrito no tiene porqué resultar graso, el sabor suave de la carne combina muy bien con la guarnición vegetal. Son precisamente los vegetales los que pueden enriquecer enormemente la receta aportando vitaminas del grupo B, antioxidantes, minerales y fibra.
Al ser una carne fibrosa, que precisa de largas cocciones, la gallina puede no resultar indicada en personas que sufran de trastornos digestivos como gastritis o úlcera péptica, aunque siempre en estos casos es recomendable ajustarse a la tolerancia individual.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina